Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town fue nuestra segunda visita a un haikyo 廃墟 después de explorar el hospital abandonado de Atsugi el año pasado. Esta vez nuestro destino quedaba bastante lejos, cerca del corazón de Japón, donde se unen las prefecturas de Gunma, Saitama y Nagano. Alquilamos una furgoneta y Antonio, nuestro querido conductor, nos llevó a uno de los lugares más recónditos de Japón.

Ascendimos por la vera de los ríos que se abrían paso entre valles cada vez más angostos hasta que al final parecía que las montañas se iban a comer la carretera por la que avanzábamos cada vez con más timidez. Por el último túnel apenas cabía nuestra furgoneta en una dirección. Solo veíamos negro y la luz blanca de la salida donde veríamos los primeros edificios de una mina y un pueblo que fue abandonado cuando las montañas se quedaron sin ningún mineral valioso.

Haikyo

Haikyo

Haikyo

El pueblo surgió debido a la explotación minera cercana, que por lo visto sacaban oro allá por el año 1600 y después hierro y zinc. En el año 1937 las minas fueron compradas por la “Nichitsu Corporation” y de ahí el nombre del pueblo, o lo que queda de él porque sobre 1978 los trabajadores y sus familias empezaron a abandonar el lugar debido a que la mina empezó a escasear y ya no se sostenía el tinglado. Del blog de Ikusuki

Nos pasamos el día explorando el pueblo. Casas, residencias de empleados, almacenes de utensilios de la mina, un supermercado, el sento (baño público) e incluso un teatro y un hospital. Acongoja pasearse por lugares donde antes hubo vida y sientes que ésta desapareció de la noche a la mañana. Encontramos todo tipo de objetos, desde radiografías en el hospital hasta fotos de una família en una de las habitaciones de uno de los trabajadores de la mina. Daba la sensación de que sus habitantes se esfumaron y dejaron la mayoría de sus pertenencias allí para que se las llevara el paso del tiempo. Fue como viajar en una máquina del tiempo al pasado, un viaje que nos mantuvo absortos durante horas hasta que ya no nos quedaban carretes ni tarjetas de memoria.

Nichitsu

Haikyo

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town
El quirófano del hospital

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town
El teatro, salón de actos del pueblo

Nichitsu Ghost Town
Foto también del teatro por Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
¡Un ordenador! Foto de Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
Televisores del año del catapún. Foto de Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
Pablo oteando la zona.

Nichitsu Ghost Town
Una revista Playboy

Haikyo

Haikyo

Haikyo

Haikyo
El suelo está lleno de radiografías e historiales médicos de pacientes

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu
Una habitación en el hospital donde todavía quedan restos del tratamiento del último paciente.

廃墟 Haikyo
Utensilios del quirófano. Foto de CaDs

Nichitsu Ghost Town
Así era una lata de Aquarius en Japón hace muchos años.

Nichitsu Ghost Town
Antonio en el supermercado

Nichitsu Ghost Town
Objetos en una de las habitaciones de una residencia

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town

Nichitsu Ghost Town
Foto de grupo en el quirófano.

Nichitsu
Yo dirigiendo un corto de zombies que comparto al final deste post. Foto de Saralú.

Nichitsu
Fotos de un padre y su hijo. Yo no me atreví a fotografiar esto, la foto de de las fotos es de Saralú.

Nichitsu
¿Un fantasma?. Foto de Saralú.

廃墟 Haikyo
Sony Betamax. Foto de CaDs

廃墟 Haikyo
¡Qué miedo! Foto de CaDs

廃墟 Haikyo
Una Family Computer, conocida por nosotros como NES. Foto de CaDs

Nichitsu Ghost Town
Foto de Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
VHS erótico. Foto de Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
Algún gracioso pasó por aquí antes que nosotros. Foto de Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
Uno de los ofuros del pueblo. Foto de Ikusuki

Nichitsu Ghost Town
Estas son algunas de las cámaras que nos acompañaron en nuestro día de exploración.

The haikyo team
Solo nos falta a Scooby Doo en la foto.

Ir en grupo ayudó, pasearse en solitario por este pueblo, cuyo apodo contiene la palabra “Ghost” (Nichitsu Ghost Town) debe dar bastante miedo. Nosotros nos lo tomamos con humor, no fuimos fantasmas, pero por un rato fuimos zombies y después de varios intentos conseguimos atrapar a Sara en un rincón 😉 :


Ponedlo en full screen y usad auriculares para disfrutarlo mejor.