El Zen de Steve Jobs, Kobun Chino Otogawa y Japón

Había leído iWoz sobre la vida de Steve Wozniak pero nunca había leído nada sobre Steve Jobs. Hace unos días me compré la biografía de Steve Jobs de Walter Isaacson y me encantó como está escrita, ¡es adictiva!

Estaba especialmente interesado en qué pasó en ese famoso viaje de Steve Jobs por la India. Resulta que los dos años que estuvo en la universidad pasó la mayoría del tiempo leyendo libros de religiones y filosofía oriental y comentándolos con su amigo Daniel Kottke. Cuando cumplió 19 años se cansó de la universidad y consiguió un trabajo de técnico en ATARI donde apenas trabajó unos meses. Se puso de acuerdo con Daniel Kottke y se marcharon de viaje los dos a la India en busca de sus “líderes espirituales”.

No encontraron a ningún “líder espiritual” que les cautivara o les iluminara, la realidad es que se pasaron meses dando vueltas por la India en autobús. El evento más interesante del viaje fue cuando un monje Hindu se acercó a Steve Jobs con una navaja de afeitar y le dejó la calva al aire sin previo aviso.

¿Qué quedó contigo y con Steve después de volver de la India?
Visto con la perspectiva del paso del tiempo tengo la sensación de que pasamos mucho tiempo en autobuses llenos de gente yendo de Delhi a Uttar Pradesh

What did you and Steve take back from India that stayed with you?
It seems in retrospect that we spent a lot of time on endless long hot crowded bus rides from Delhi to Uttar Pradesh … De una entrevista a Daniel Kottke

A la vuelta volvió a trabajar unos meses en ATARI hasta que consiguió empezar a vender los primeros Apple I con Wozniak. Tan solo cinco años después Apple saldría a bolsa convirtiendo a más de 300 empleados de la empresa de la manzana en multimillonarios. Durante esos años, además de trabajar, Steve Jobs empezó a practicar meditación zazen en el San Francisco Zen Center, allí conoció al monje Kobun Chino Otogawa, el que sería su mentor y amigo durante el resto de su vida. Dicen que Steve Jobs era uno de los alumnos que más horas pasaba meditando y en ocasiones se tomaba unos días libres para ir a Tassajara (El primer templo Zen de Estados Unidos) a sentarse frente a una pared y observar la actividad de su mente durante semanas. A Steve le gustaba la idea de usar la mente para inspeccionar la mente. Usar la introspección para cambiar la forma en la que tu mente funciona, algo conocido en psicología como megacognición.

Kobun Chino Otogawa, nacido en Kioto, pasó los primeros 30 años de su vida en Japón, tres de ellos en el templo principal de la secta Sōtō Zen. A finales de los 60 se trasladó a Estados Unidos con la misión de hacer entender mejor el Zen en occidente. Aparte de la meditación zen, las especialidades de Kobun eran la escritura de poemas haiku y la caligrafía shodo. Todos sabemos que Steve Jobs era aficionado a la caligrafía, para él era muy importante que las letras en la pantalla de sus ordenadores fueran bellas.


El monje budista Kobun Chino Otogawa fue el mentor espiritual y amigo íntimo de Steve Jobs durante más de 20 años.

Kobun Chino Otogawa conoció a Steve Jobs cuando esté volvió de su viaje a la India. Para Kobun Chino Otogawa se convirtió en un discípulo aventajado y Steve encontró en él a un mentor al que admirar. Su relación duró más de 20 años hasta que Kobun Chino Otogawa muriera en el 2002. Antes de fundar Apple con Markkula y Wozniak, Steve Jobs estuvo considerando qué hacer con su vida, una de las opciones que más le llamaba la atención era dedicar el resto de su vida al Zen en exclusiva. En un momento clave de su vida, Kobun Chino Otogawa aconsejó a Steve lo contrario, le dijo que siguiera a su corazón, le dijo que “Encontraría el ZEN en la vida dedicándose con pasión a lo que le gustara”, le dijo que “Podría seguir teniendo una vida espiritual mientras dirigía un negocio”. A Steve le convenció y se embarcó en una aventura que le haría revolucionar varias industrias (ordenadores, telefonía, música…) a nivel internacional.


Una viñeta de Steve Jobs meditando.

Kobun Chino Otogawa estuvo presente en otro momento clave en la vida de Steve Jobs, fue el encargado llevar a cabo la ceremonia de la boda de Steve Jobs con Laurene Powell según el rito Sōtō Zen. Kobun fue como un padre para Steve, en la época de NeXT incluso le ofreció un trabajar para él pero Kobun solo aceptó un puesto como “Advisor”. Kobun Chino Otogawa fue el “Advisor Spiritual” de la empresa de Steve Jobs hasta que fue comprada por Apple.


Kobun Chino Otogawa aplaudiendo con alegría instantes después de haber casado a Steve y Laurene.

El zen fue una herramienta fundamental para Steve Jobs a la hora de diseñar productos en Apple. Una máxima de Steve Jobs siempre fue simplificar al máximo, eliminar cualquier elemento que no fuera estrictamente necesario. El iPod, cuyo diseño simple, bello e intuitivo fue una auténtica revolución en su momento. Fue el primer producto de Apple que me compré, ahora mismo tengo cerca de 15 productos de Apple. Lo que más me gusta de usar productos de Apple es que en su conjunto tienden a simplificar y eliminar dolores de cabeza de mi vida haciéndome sentir capaz de ser muy creativo y productivo usándolos.


El iPod pone de manifiesto lo mucho que Steve Jobs apreciaba el zen a través de su simplicidad.

Steve conoció a Kobun Chino Otogawa a finales de los 70 pero no viajó a Japón por primera vez hasta principios de los 80. Tuvo que ir a Japón para buscar la unidad floppy más apropiada para el primer Macintosh. En ese viaje conoció por primera vez a Aiko Morita, el fundador de Sony y pudo probar en exclusiva uno de los primeros prototipos del Walkman, dispositivo que impresionó a Steve Jobs. Otra de las cosas que cautivó a Steve Jobs fueron las fábricas de Sony (Que emuló a la hora de montar las fábricas de Apple). Steve Jobs admiraba a Aiko Morita pero en muchas ocasiones puso a parir a Sony criticando el diseño tosco de sus productos. El primer Macintosh fue uno de los primeros ordenadores en incluir una unidad floppy de Sony de 3.5″.

Además de negocios, Steve Jobs aprovechó para viajar por Japón visitando Kioto y también Soto Zen Eiheiji, el templo donde se curtió su maestro Kobun Chino Otogawa antes de trasladarse a los Estados Unidos. Steve Jobs volvió a Japón muchas veces durante el resto de su vida, la mayoría de sus visitas fueron por trabajo pero siempre que podía se escapaba a Kioto, su ciudad japonesa favorita:


Steve Jobs visitando el Pabellón Dorado en Kioto

Steve Jobs siempre se alojaba en el Hotel Okura y le encantaba el sushi del restaurante de la planta baja. El Hotel Okura es el mismo en el que Aomame va a visitar al líder en 1q84 para ofrecerle sus servicios de masajes.

Summer random shots
Entrada al Hotel Okura, donde le gustaba alojarse a Steve Jobs cuando estaba de visita en el país del Zen.

Kobun Chino Otogawa, Aiko Morita de Sony, el Zen y Japón fueron una componente importante en la vida de Steve Jobs. Otro de los japoneses que Steve Jobs admiraba fue Issey Miyake. Un diseñador japonés muy centrado en buscar la elegancia a través de la simplicidad, con el que entabló una relación bastante personal y sería el responsable de crear el legendario suéter de cuello alto que lució Steve casi a diario durante los últimos años de su vida.

Vida espiritual, productos con diseños simples revolucionarios, zen, Japón, simplicidad, budismo, intuición, visión, atención al detalle… pero a la hora de la verdad resulta que Steve Jobs solía ser mal educado incluso con sus amigos siendo vengativo, traicionero, narcisista etc. Parece que Steve Jobs solo eligió ciertos valores del budismo que le convenían y se olvidó de que el budismo se basa en la empatía y la compasión. Me gustaría saber que opinión sincera tenía de él su maestro Kobun Chino Otogawa, seguramente le quería tal y como era, con sus defectos y con sus virtudes que le llevaron a crear la que es a día de hoy la empresa más grande del mundo por capitalización bursátil.

“No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; solo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Asi que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Porque creer que los puntos se conectarán luego en el camino te dará la confianza de seguir tu corazón, incluso cuando te conduce fuera del camino trillado y eso hará toda la diferencia.” – Steve Jobs

“Again, you can’t connect the dots looking forward; you can only connect them looking backwards. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something — your gut, destiny, life, karma, whatever. This approach has never let me down, and it has made all the difference in my life.” – Steve Jobs

Bibliografía:


Jiro, el mejor sushi del mundo

El sushi que sirven en el restaurante Jiro en Ginza está considerado como el mejor del mundo, ¡fue el primer restaurante de sushi en recibir 3 estrellas Michelín!. No he ido nunca, hay que reservar con antelación (Solo caben 10 personas en el restaurante) y comer cuesta entre 30.000 y 40.000 yenes (Entre 300 y 400 euros).

Jiro Ono, tiene ya 85 años pero sigue siendo el chef del restaurante. Lleva toda la vida dedicándose al sushi y ahora su mayor preocupación es que su hijo pueda seguir con la tradición manteniendo su nivel de maestría. En el documental Jiro Dreams of Sushi cuentan el estilo de vida de Jiro y su hijo, considerados como los mejores cocineros de sushi del mundo. Este es el trailer del documental, ¡muy recomendable!:


Me fascina el nivel de dedicación que tienen por el sushi.

Para los interesados, este es Pin point del Google Maps para llegar al restaurante.


Más de 30.000 ejemplares vendidos y ya disponible en Amazon.es

¡Feliz navidad a todos!

Despido el año enterándome que las ediciones en español, inglés, portugués, francés, alemán e italiano de mis libros Momentos y Un Geek en Japón han vendido más de 30.000 ejemplares en todo el mundo desde Abril del 2008. ¡Mil gracias a todos los lectores de los libros, de este blog, los que me seguís en twitter, los que me seguís en facebook, los que me seguís en Google+ y por supuesto a los que me seguís en el mundo real 😉 !

¡Felices fiestas!


Momentos
Momentos – en Amazon.es


Momentos
Un Geek en Japón – Cuarta edición en Amazon.es

Momentos
Versión en inglés disponible desde Julio de este año.

Versión en español:

Versión en inglés:

Otras versiones:


Variedades de Kit Kat

Netslé en Japón suele sacar variedades de Kit Kat según la estación del año. Mi preferida es la de té verde.

Kit Kat

Otra de las técnicas de marketing que utilizan es vender ciertas variedades de Kit Kat solo en algunas provincias. De esta forma cuando la gente viaja se fija en la variedad de la zona e incluso la compra de regalo-souvenir dar a los amigos al volver. Este es el mapa de los diversos tipos de Kit Kat organizados en un mapa de Japón:

Kit Kat
Ver en grande

La versión más deseada por los japoneses (Según esta encuesta) es la de sabor a “melón yubari”.

Kit Kat
El Kit Kat de 夕張メロン (Melón Yubari) es a la vez una de las versiones más difíciles de conseguir y una de las más deseadas.

Desde España podéis comprar la versión de Kit Kat de “tarta de queso con arándanos” en Japonshop.com.

Kit Kat
Esta es una versión sabor 紅いも (Boniato morado) que solo se vende en Okinawa y Kyushu

Kit Kat

Kit Kat


Máquina expendedora de hamburguesas de baja tecnología

Se parece a esta otra máquina de hamburguesas pero es mucho más “manual” y tiene varios modos de uso. Es algo que no se puede explicar, tenéis que ver el vídeo:

Anotaciones relacionadas:


Unión, lazo 絆 elegido el Kanji del 2011

Cada año los japoneses eligen un caracter kanji que representa el sentimiento de la sociedad sobre el año que termina. El caracter más votado este año has sido 絆 (kizuna, きずな), que significa “unión, lazo que une”, normalmente utilizado para hablar de la unión y colaboración entre personas, amigos, familia. En este caso ha sido elegido para representar la unión de todo el pueblo japonés y el mundo entero en general para hacer frente a lo que ocurrió ya hace 9 meses en Tohoku.

Una vez elegido el kanji del año se hace público el resultado escribiéndolo en el templo Kiyomizu en Kioto.


Un monje terminando de escribir 絆 esta mañana.