Construyendo un Suikinkutsu

Hace algo más de un año recibí un email de un lector preguntándome sobre suikinkutsu, shishiodoshi y tsukubaai. Después de cruzar algunos emails, sobre todo intercambiando fotos del tsukubai de Ryoan-ji, Josep me empezó a enviar fotos de los resultados que estaba consiguiendo ¡construyendo un suikinkutsu e incluso un tsukubudai!

Suikinkutsu
Este es el tsukubai original de Ryoan-ji.

Suikinkutsu
Y este esta es la réplica del tsukubai de Ryoan-ji hecha en granito por Josep. “Lo he ensuciado para que se vea un poco ya que la piedra al no haberse oxidado todavía no se ven los relieves.”

Os dejo con Josep, que nos cuente la aventura construyendo fuentes tradicionales japonesas en España:

Construyendo un Suikinkutsu, por Josep Sarsanedas

El proyecto de hacer un suikinkutsu, nacía de la visita a este blog, cuando estaba buscando información para construir un pequeño shishiodoshi. Ya que estuve en Japón en una ocasión, y los jardines japoneses me fascinan, quería intentar recrear un pequeño elemento del jardín japonés en el jardín de mi amigo Xavier. Allí descubrí el suikinkutsu, que me fascinó aún más, así que inicié las investigaciones para poder recrear uno, me puse en contacto con el foro japonés Suikinkutsu.com.

En éste sitio, después de muchas conversaciones y preguntas, el señor Shin Matsushima me indicó paso a paso cómo poder construir un suikinkutsu lejos del Japón. Así que nos dedicamos a construir un suikinkutsu mi amigo Xavier y yo mismo en el Jardín de su casa. La búsqueda de materiales y la investigación de cómo lo queríamos hacer, nos llevó mucho tiempo, pero los resultados fueron muy satisfactorios y nos alegró mucho el poder hacer un suikinkutsu por nosotros mismos con unos resultados a nuestro parecer excelentes.

Dado el buen resultado obtenido, unos amigos de la familia me pidieron si podríamos construirles un suikinkutsu en la entrada de su museo particular de instrumentos de música orientales y Cerámica española. En el suikinkutsu interviene un elemento de cerámica a modo de cámara de resonancia para producir música, nos entusiasmó la idea y nos pusimos manos a la obra.

Suikinkutsu
Nuestros segundo suikinkutsu en construcción.

El proyecto no fue fácil, debido a que los condicionantes del emplazamiento no permitían enterrar la vasija ya que el subsuelo es de piedra maciza, además el trabajo no requería simplemente construir un suikinkutsu, sino realizar un pequeño jardín Japonés con un conjunto de suikinkutsus y un pequeño arroyo con una catarata que englobara todo el conjunto. Así que nos las ingeniamos para construir con materiales del país, unas paredes de piedra que contuvieran el suikinkutsu de manera que quedara integrado en el conjunto.

Suikinkutsu
Escuchando la música del suikinkutsu

Éste debía contener dos suikinkutsus, uno doble y uno de individual. La propuesta fue, construir un suikinkutsu doble conectados a un sistema de sonido exterior para que la gente que visitara al museo, pudiera escuchar el sonido de las gotas de agua amplificadas a modo de sonido ambiente. El segundo suikinkutsu, más tradicional, se construyó como un pequeño pozo que a la vez contendría un Tsukubai y una fuente de Bambú acorde a la tradición Japonesa. Éste Tsukubai, es una réplica hecha en granito del que se puede encontrar en el jardín Japonés de Ryoan-ji.

Suikinkutsu
En la parte superior, hay un suikinkutsu doble, de ésta manera se oyen diferentes tonos de sonido. A la vez, le he puesto micrófonos y altavoces exteriores, para que la gente pueda escuchar el sonido sin problemas.En la parte inferior, el suikinkutsu con el Tsukubai.

El resultado obtenido ha sido muy valorado por la propiedad consiguiendo una buena llegada al museo que era el objetivo de éste trabajo. Un suikinkutsu integrado en un jardín es un muy buen elemento a considerar como un conjunto arquitectónico. Su tenue sonido propicia la parada meditativa siempre interesante en el ajetreado y ruidoso mundo en el que vivimos, dado que produce una vibración de paz y sosiego la cual permite una percepción distinta del entorno.

Suikinkutsu
Resultado final de un suikinkutsu con tsukubudai construido por Josep y Xavier.

Los interesados en construir un suikinkutsu en España dejad vuestro comentario para que os conteste Josep.


Primera emisión a 8K

La NHK, canal de televisión y también gran empresa japonesa con departamentos de investigación consiguió hace poco retransmitir a 8K. Para hacernos una idea es algo así como retransmitir video con calidad “equivalente” a lo que nos daría una cámara de fotos de 33.1 megapixeles. Para conseguirlo están utilizando multiplexación por división de frecuencia ortogonal (OFDM), imitando las técnicas que se usan para la transmisión via WIFI 802.11 de nuestros portátiles.

Por ahora fue solo un experimento transmitiendo a una distancia de 27km pero tienen ya tienen mente retransmitir las olimpiadas de Tokio del 2020 a 8K.

Nhk

Nhk

Nhk

Via Impress


Creatividad con la nieve

Dicen que en Tokio estamos siendo azotados por una de las peores tempestades de nieve de las últimas décadas. No solo es la región de Kanto, casi todo el país está cubierto por un manto blanco. ¡Hay que aprovechar para hacer muñecos de nieve! Son muchos los que están siendo creativos llevando el concepto algo más allá del simple muñeco de nieve. Esta mañana Hachiko se ha despertado junto a clones de nieve:

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Nieve

Fotos de Matome Naver

Anotaciones relacionadas


Aldea estilo Ghibli

Si os gusta Ghibli seguro que difrutais de estas fotos tomadas en un barrio a las afueras de Hamamatsu en Shizuoka. Conocida como Nukumori, es una aldea con varias casas, tiendas de artesanía, cafeterías y restaurantes rodeados por un bosque “totoriano” y decorados que parecen surgidos directamente de la imaginación de Hayao Miyazaki. Varias de las casas están abiertas al público, en la web oficial tenéis los detalles y más fotos.

Ghibli

Ghibli

Ghibli

Ghibli

Ghibli

Ghibli

Ghibli

Ghibli

Ghibli


El último minuto del video muestra Nukumori.

Queda un poco lejos y hay que ir en coche pero para los aventureros aquí tenéis la localización exacta en Google Maps, via Matome Naver


10 años de Kirainet

Hoy se cumplen 10 años desde que empecé a escribir aquí. He escrito algo más de 3.000 posts, varios libros, uno de ellos en inglés, habéis comentado 153.433 veces… ¡Gracias a todos por acompañarme en este viaje de entender mejor la cultura japonesa aprendiendo juntos¡

Aparte de la aventura de aprendizaje lo más fascinante de escribir este blog han sido las personas que me ha ayudado a conocer, muchas de ellas se convirtieron en amigos/amigas que poco a poco ha ido entrelazando en mi vida. Sin el blog mi circulo de amigos sería totalmente diferente, sin el blog seguramente trabajaría en otra industria, sin el blog quizás no me habría aficionado a la fotografía, ¿sin el blog puede que no viviera aquí en Tokio? Causa o efecto, escribir aquí se ha convertido en parte de mi vida, así que por ahora ¡a continuar otros diez años!

Solemos sobreestimar lo que podemos conseguir en 1 año pero subestimamos lo que podemos conseguir en 10. – Del post de los 30 años

Una selección de lo mejor/más popular de los últimos 10 años:

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013


Los jardines de Sankei

Ya han pasado casi 10 años desde que visité por primera vez Sankei Koen (¡Fotos con cámara de 2 megapíxeles!). Me gustó tanto que volví varias veces y se convirtió en uno de esos rincones de Japón que recomiendo en el último capítulo de mi libro.

Sankei combina casas tradicionales, templos, una pequeña laguna y un jardín japonés. Fue construido por Sankei Hara, un comerciante de la ruta de la seda a principios del siglo XX. Además de ser un excelente hombre de negocios, Sankei Hara era un amante de los jardines tradicionales japoneses y decidió diseñar su propio jardín. También era un amante de la arquitectura, compró casas y templos importantes de varios lugares de Japón, los desmontó (Al ser de madera es relativamente fácil) y los trajo a su jardín reconstruyéndolos.

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei

Sankei