Bebiendo el mejor té verde: Gyokuro y Matcha

El otro día fuimos a un local al lado de la estación de Tokio especializado en té verde. Pedimos gyokuro y matcha, dos tés muy diferentes.

El gyukuro que nos sirvieron tenía tanto umami que si cerrabas los ojos daba la sensación de que estabas bebiendo una sopa con “konbu dashi”. El gyokuro es un tipo de té verde especial, es más dulzón que el sencha normal porque las últimas 3 o 4 semanas las plantas se mantienen en la sombra sin que les de la luz de sol directamente.

Este es el aspecto de un campo en el que están cultivando gyokuro 玉露:

La mayoría de la producción de gyokuro en Japón se lleva a cabo en Kyushu, pero también hay una zona de Uji (Al sur de Kioto) donde se produce gyokuro. Este es el aspecto del gyokuro de Uji.

Y este es el aspecto del matcha que nos sirvieron, una bestia totalmente diferente al gyokuro. Si tenéis curiosidad por saber más sobre este té de máxima espesura no es perdáis este video que hemos preparado para vosotros:


Para apoyaros a que hagamos más videos como este subscribíos en The geek and the friki 🙂 ¡Gracias siempre!

Más entradas sobre el té en Japón:


Señales y anuncios en Japón explicados

La señalización, los anuncios por las calles, y los pósters que hay en las estaciones de trenes son una de esas facetas de Japón que nunca dejan de fascinarme. A través de las señales se puede aprender mucho sobre esta cultura.

Debajo de cada foto añado una breve descripción de lo que se puede explicar, porque hay algunas que son inexplicables 🙂


En la entrada de una base militar en Okinawa. La mascota de la izquierda es un shisa.


Cuidado con las avispas. En concreto avisa que en la zona hay オオスズメバチ, un tipo de avispa cuya picadura es muy peligrosa.


No camines mirando el teléfono en el andén del tren


Anuncian que están buscando gente para que se una a las Fuerzas de Autodefensa


Prohibido aparcar


Una exposición de Hideo Azuma


Explicación detallada de como entrar en el tren en hora punta. Te indica visualmente los vagones que suelen estar menos llenos de 8:13 de la mañana a 8:40.


En la entrada de un Internet Cafe que abre 24 horas. Abajo a la derecha podéis ver el icono de las duchas.


“Contratamos empleados fijos” empezando como encargado de limpieza pero puedes llegar a ser “manager”. El dibujo muestra al “manager” regando a los nuevos…


Se puede fumar, pero no en pipa. No se pueden usar móviles.


No dejes prestada tu tarjeta SIM a otras personas.


Llévate la caca del perro a casa .


Cuidado con la gente sospechosa “No te fíes aunque tenga cara amable” ¡La cara amable es mentira!


Kusatsu Onsen

Kusatsu es un pueblecito de seis mil habitantes en las montañas de Gunma que es conocido por sus aguas termales. La palabra en Japonés para aguas termales de origen volcánico es Onsen 温泉.

Kusatsu Onsen, está considerado como una de las tres áreas de aguas termales más importantes de Japón junto con Gero Onsen y Arima Onsen.

La leyenda dice que "Las aguas de Kusatsu curan todas las enfermedades excepto las del amor".

La historia de Kusatsu Onsen se remonta a antes de la Era Edo, en la que ya era conocido como un lugar en el que las aguas tenían propiedades curativas. En una carta que Toyotomi Hideyoshi envió a Tokugawa Ieyasu a finales del siglo XVI le recomendaba ir a visitar Kusatsu y bañarse en sus aguas. Tokugawa no pudo ir en persona a Kusatsu pero mandó a sirvientes para que viajaran hasta Kusatsu y transportaran aquel agua que se consideraba milagrosa hasta su castillo.

Con el crecimiento de enfermedades venéreas como la gonorrea y la sífilis poco a poco Kusatsu se fue haciendo popular en Japón. En aquella época una de las únicas formas de luchar con este tipo de enfermedades (Aunque simplemente fuera atenuar el dolor) era bañarse en aguas volcánicas.

Dentro de las categorías de onsen, las aguas de Kusatsu están consideradas como muy acídicas, de ahí la creencia de que es bueno para matar todo tipo de microbios. Dicen que si tiras una moneda de un yen en las aguas de Kusatsu al cabo de una semana desaparece al haber sido totalmente corroída. Si os bañáis en las aguas de Kusatsu no entréis con ningún tipo de anillo, pulsera, colgante…

En toda la zona de Kusatsu, emergen a la superficie 32.000 litros de agua por minuto (Siguiendo esta métrica es el lugar más activo de todo Japón). Surge agua de bajo tierra en más de 100 puntos del pueblo.

Los manantiales de agua de agua caliente son aprovechados y explotados en hoteles, onsens públicos y ryokanes. El 90% de la economía del pueblo gira entorno a la explotación de sus aguas.

Yubatake

Encontrar el centro del pueblo es muy sencillo. Simplemente tienes que seguir el olor pestilente. Cuanto más apesta más cerca estás de la plaza central de Kusatsu donde se encuentra el Yubatake.

El Yubatake es el manantial principal del pueblo, de él surgen 4000 mil litros de agua por minuto. El agua que sale es dirigida a una especie de tuberías de madera que la dejan caer en una especie de cascada al otro lado de la plaza. En las tuberías se acumula un tipo de sal que se llama yunohana (La flor del agua caliente).

El baile del Yumomi

En la mayoría de fuentes de Kusatsu el agua al salir está demasiado caliente como para bañarse en ella. Es necesario enfriarla. Uno de los métodos utilizado para bajar la temperatura del agua es menear el agua con tablas de madera utilizando una técnica llamada yumomi.

La técnica del yumomi evolucionó a ritual. Hoy en día se pueden asistir a bailes en los que el público puede ver como se enfría el agua con las famosas tablas.

Sai no kawara

La figura del Jizo comenzó a ser popular en la era Heian (784-1192) cuando la popularidad del Amida Buddha Nyorai hizo que se intensificara el miedo de los habitantes de Japón a caer en el infierno eternamente después de la muerte. Los Jizo prometían liberar a niños y personas atrapadas en el infierno.

Uno de los responsables de que se extendiera este miedo fue un monje que escribió un libro titulado Lo esencial para la salvación . El libro describía el infierno y el ciclo del samsara.

El libro también cuenta la historia de los niños de Sai no kawara. Según la leyenda, los niños que morían prematuramente eran enviados al inframundo como castigo por causar dolor y pena en sus padres.

Sai no Kawara es el nombre del lecho del río que servía de purgatorio para los niños que habían sido condenados. Los niños lo único que podían hacer era acumular cantos rodados del río apilándolos uno sobre otro con la esperanza de que luego podrían escalar la montaña de piedras hasta llegar al paraíso.

De vez en cuando demonios del infierno equipados con garrotes se paseaban por el lecho del río Sai no Kawara destruyendo las torres de piedras y espantando a los niños atrapados en el limbo.

Jizo era el bueno y aparecía en el río ayudando a los niños a escapar del terror de los demonios escondiéndolos en las mangas de su ropa. Hoy en día las estatuas de Jizo son uno de los símbolos Budistas que más se ven en Japón.

En Kusatsu podéis visitar la versión simbólica del inframundo Sai no kawara. De hecho, esta zona de Kusatsu se llama igual que la leyenda de los niños, "El parque de Sai no kawara" . Al final del paseo por el parque os podéis bañar en las aguas del infierno.

Estas son fotos de Sai no kawara, el onsen del infierno. ¿Podéis encontrar montones de piedras apiladas? ¿Y demonios con garrotes?

Cómo llegar

No hay trenes que lleguen a Kusatsu directamente. Nosotros fuimos en coche pero también se puede acceder con un autobús que tarda 25 minutos en llegar a Kusatsu que parte desde la estación de tren Naganohara Kusatsuguchi (長野原草津口).