El club de jazz de Haruki Murakami

Empecé a releer De qué hablo cuando hablo de correr (Esta vez en español, gracias a la traducción de Tusquets Editores), empecé con ganas y pensaba terminarlo de un tirón pero lo dejé cuando leí este párrafo:

… regentaba algo parecido a un club de jazz cerca de la estación de Sendagaya, en Tokio. No era en absoluto un local grande, pero tampoco era tan pequeño. Lo justo para que cupieran un piano de cola y un quinteto. Durante el día servíamos cafés y por las noches se transformaba en bar. También servíamos alguna cosilla de comer y, los fines de semana, programábamos alguna actuación en vivo. Como en aquella época este tipo de establecimientos todavía eran inusuales, acudían clientes y el negocio iba tirando.

Cuando terminé de leer este párrafo se me cruzaron los cables y decidí salir a buscar el lugar en el que Haruki Murakami regentaba un club de jazz a finales de los años 70 antes de convertirse en escritor de novelas. La única pista con la que salí de casa es que el club estaba cerca de la estación de Sendagaya. No me apetecía cargar con mucho peso así que me metí la Canon S90 en el bolsillo y salí a la aventura.

Callejeando por Sendagaya me encontré con este sento (baños públicos de aguas termales) con aspecto de llevar muchos años en activo, es probable que supieran algo sobre Murakami así que decidí entrar a preguntar. Una abuelita me recibió con una sonrisa, le pregunté sobre el club de jazz de Murakami. Se puso a hablarme sobre lo bien que se vivía en el barrio en los viejos tiempos pero que no sabía nada del club de jazz aunque había oído hablar bastante de él.

千駄ヶ谷

Seguí caminando sin rumbo, crucé un pequeño templo lleno de cerezos en flor.

千駄ヶ谷

千駄ヶ谷

Al cabo de un rato encontré esta librería, también con aspecto de llevar muchos años en actividad. “¡Seguro que si Murakami trabajó y vivió por aquí estuvo en esta librería!” pensé con emoción. Entre a preguntar, esta vez fue un hombre de unos cincuenta y pico años, con cara de pocos amigos el que me atendió. Cuando le pregunté sobre Haruki Murakami cambió la expresión de su cara, le brillaron los ojos y me empezó a contar cosas. Resulta que efectivamente, Haruki Murakami había estado varias veces en la librería hojeando y comprando libros durante la época en la que regentaba su club de jazz.

千駄ヶ谷

El señor salió conmigo hasta la calle y me indicó el edificio exacto en el que antiguamente estaba el local de Murakami. ¡Conseguido! La decepción fue ver que ya no era un bar de jazz sino un restaurante-cafetería.

千駄ヶ谷
El mítico club de jazz de Haruki Murakami y su mujer estaba en la primera planta de este edificio.

No se porque pero siempre imaginé que el club de jazz de Murakami estaba en un sótano, pero resulta que estaba en una primera planta. Aquí es donde mientras trabajaba en su propio negocio, durante su poco tiempo libre, Murakami escribió su primera novela 風の歌を聴け / Kaze no uta o kike / Hear the Wind Sing y su segunda novela Pinball. En palabras de Murakami, así es como empezó su vida como escritor:

… fui a la librería Kinokuniya en Shinjuku y me compré un paquete de folios con cuadrícula y una pluma Sailor de unos mil yenes. Fue una inversión de capital muy modesta.

En cuanto encontraba un hueco en el trabajo, fuera una hora o treinta minutos, me enfrentaba al papel y, cansado como estaba, hacía correr por él la pluma como si compitiera contra el tiempo, así que me costaba mucho concentrarme. Trabajando de aquella forma tan desordenada, aunque consiguiera escribir algo en cierta medida interesante o novedoso, no era capaz de escribir una novela profunda, algo con auténtica enjundia.

千駄ヶ谷
Detalle del local actual, no pude entrar porque estaba cerrado. Ya tengo una razón para volver.

A la vuelta a casa me encontré con este lindo gatito que parecía salido de Kafka on the shore.

千駄ヶ谷

千駄ヶ谷


64 thoughts on “El club de jazz de Haruki Murakami”

  1. Hola Hector! me ha gustado mucho esta entrada. En alguna ocasión yo he hecho parecido y he ido en busca de lugares descritos en libros. Suele ser emocionante/decepcionante encontrarlos, sobre todo decepcionante si no los encuentras, claro…

  2. Un poco decepcionante el sitio, yo también me lo imaginaba en un sótano humeante y con más glamour XD.

    Me ha encantado tu arranque de acercarte hasta allí, yo hubiera hecho lo mismo, y además citas a Kafka en la Orilla, que es mi libro favorito de Murakami.

    Vamos, que gracias por la entrada porque ha sido muy disfrutable.

  3. Interesante entrada, Héctor. Aún no ha caído en mis manos el libro causante de dicho artículo. Me pregunto si habrá en él referencias a esa meca del jazz que hay en Kobe, ciudad que me temo tuvo mucho que ver en el proceso de configuración del Murakami escritor.

    Saludos.

  4. Me encanta el autor. Gracias por investigar que a mí me pilla un poco lejos 😉 Tampoco me imaginaba así el local. Optaba por unas escaleras estrechas hacia abajo con una puerta oscura y desgastada.

    ¡Hazle fotos por dentro cuando vuelvas!

  5. Conozco esos prontos, un par de dias antes de que me caducase el japan rail pass tuve la tentacion de escaparme un dia a Takamatsu solo por la maldita novela de Kafka en la orilla.

  6. He leído recientemente Tokyo blues de Murakami y me ha gustado bastante, a todo esto conocí al autor gracias a tus referencias, como sea, esta entrada me ha parecido muy genial, pasar por los mismo lugares que Murakami y ver todo el ambiente con el cual seguramente se inspiro, que lastima que ya no este el club de Jazz, eso si que hubiera sido mágico.

    Saludos.

  7. Hace tiempo que sigo tu post, pero es la primera vez que posteo. Me he sentido en la necesidad de hacerlo, pues en casa somos gran fans de Haruki Murakami desde hace ya mas de 5 años… cuando todavía no era famoso aquí en España. En casa hay libros de él en 4 idiomas (castellano, catalán, inglés y polaco) y es uno de mis escritores favoritos.

    No sé por qué pero al igual que tú, me hacía a la idea de un club de Jazz en un sótano, como los típicos americanos 🙂

    ¡Felicidades por el blog!

  8. Me ha encantado tu post, ese toque aventura solo cargado con una cámara. Aunque también algo de envidia, yo viviendo en una isla me deja poco margen a la exploración, por suerte siempre quedan tesoros escondidos.

  9. Gracias por hacer lo que a muchos de tus lectores y de Murakami Haruki nos hubiera gustado hacer : buscar la “realidad” de sus mundos paralelos.
    Creo que pensabamos en el club de jazz en el sótano por su “Al sur de la frontera,al oeste del sol”.
    En todo caso, gracias a Murakami por sus mundos y a tí por ir a buscarlos. Me encantan tus excursiones.

  10. Muy buena entrada!
    Que genial es Japón, casi por casualidad -o a la pasada- siempre te encuentras con lugares maravillosos hacia donde vayas, como aquel templo.
    Saludos

  11. woooow, me sorprendes kirai tu aficción por Haruki es demasiada :P. Pero me imagino a mi buscando las huellas de algun artista de mi preferencia y al encontrarme con todas esas anecdotas y lugares seguramente los consideraría como un tesoro.

    Por cierto gracias a tí comence a leer la cronica del pajaro que da cuerda al mundo en español y ahora sigo con kafka on the shore en inglés, tal vez siga con los otros titulos así que pueda que me vuelva otro gran admirador de este peculiar escritor.

    Saludos

  12. Excelente post!!! Debo confesar que comence a leer a Murakami por otro post tuyo, ya lei 4 de sus libros, y el mejor me ha parecido Tokio Blues. No solo eso, contagie de mi aficion a mi hermana y ella ya ha leido 5.

  13. Pues yo me pregunto porqué somos tantos los que teníamos la idea del sótano al imaginar el bar de Murakami… Excelente idea la de salir en busca del lugar.
    Por cierto que lamento que las traducciones de sus libros demoren tanto. Incluso he leido por ahí que no hay manera de que publiquen “Hear the wind sing” traducido. y 1Q84!!!
    .
    .
    .
    El minino parece decir: Murakami? Murakami? me suena conocido…

  14. que aventura!!!
    ya hay ganas de que salga 1Q84!!!
    Esta entrada con la aventurilla de cuando adquiristes la d90 son las mejores!

  15. Muy interesante la entrada 😉

    Te lanzo una idea al vuelo, por si quieres recogerla: ¿alguna vez te has planteado crear un mapa de Google Maps con los “hot spots” que mencionas?
    Estoy seguro que más de uno se animará a recorrerlos en su próxima visita.

  16. He leido el 75% de Tokio Blues y lo he dejado por profundo aburrimiento.

    Creo que se debió hacer famoso por narrar sus aventuras sexuales de forma bastante explícita, en un país como Japón donde todo lo morboso apasiona.

    No sé como serán el resto de sus novelas, pero como no me las pueda descargar por la cara para echarles un ojo, no pienso invertir ni un euro en él.

  17. Muy curioso. Creo que si yo viviera en Tokio también me hubiera visto obligado a hacer esa excursión.

    Por cierto, qué expresión más triste la del gato…

  18. Hola Héctor! Me encanta la idea de salir en busca de un tesoro, cámara en mano. Yo también practico este curioso deporte. Disfruto mucho con Murakami, el jazz y tu blog. Salut!

  19. Hola, saiudos desde México.

    Muy buen blog, lo sigo desde hace tiempo, muy bueno para conocer de la cultura japonesa.
    Respecto a lo del libro de Haruki te comento que aca en México publicaron una novela de este autor titulada “Al sur de la fontera, al oeste del sol”, la cual trata de un personaje llamado Hajime quel es dueño de un club de jazz; y supongo que se trata de la misma novela que comentas en este blog. Yo me imaginaba el jazz-club a nivel de la calle no en un sotano.

  20. Gracias Hector por este momento. Acabo de leer del libro y tambien por su biografia conocia lo de su club de jazz. Ha sido fantastico poder ver en imagenes lo que me habia imaginado¡ Curiosamente yo tambien pensaba que estaria en un sotano y que tendria cierto aire misterioso.

  21. La entrada me parece genial, soy fan de Murakami Haruki y de la literatura japonesa en general.
    Abusando de tu generosidad, he subido una de tus fotos, en mi blog: niponcafe.blogspot.com (14.07.2010), disculpa, lo he intentado hacer desde el respeto y mi intención no es apropiarme de la autoría ni lucrarme, ni nada por el estilo, y en caso de que te moleste me envíame un e-mail y la quito en un plis plas sin problemas… Espero no haberte ofendido, pues hace tiempo que te sigo, a través de tu blog del que aprendo muchas cosas interesantes.
    Mata ne!
    aoi

  22. Hola Héctor!!

    Qué entrada más interesante. De verdad, ha sido genial leerla (sobre todo me ha encantado el detalle del gato 🙂 jejeje)

    Soy una fan de tu página y admiro tu trabajo.

    Y también me encanta Murakami.

    Muchas muchas gracias por esta preciosa información y recibe un cariñoso saludo desde Albacete (España)

    Toñi

  23. Gran autor, aunque personalmente me pasa algo extraño con él. Me leí Tokyo Blues y me fascinó, y fui comprando otros como Kafka en la orilla, El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo… pero no he podido terminar ni uno solo desde el primero. Me pierdo en su sofocante surrealismo, y tengo que dejarlo, y eso que soy muy kafkiana… Tengo todos los libros pendientes de acabar.
    Hace poco le regalé a mi novio “De qué hablo cuando hablo de correr”, ya que le encanta salir a correr solo y disfrutar de cada movimiento. Le encantó.
    En fin, no bebas mucha agua, con todo lo que se oye por aquí parece que dentro de nada os vayan a salir antenas fosforitas. En cuanto pueda me escapo a Tokyo aunque sea sola (a mi novio no le hace ninguna gracia); me encanta esa ciudad y me dan igual la radiactividad y los terremotos, ya me meteré debajo de una mesa y pasaré algo de miedo. Pero necesito estar allí de nuevo.
    Un abrazo y cuídate.

  24. Hola hector ah gracias por la foto del gato y todo lo demás es increible esa busqueda, la librería, la anciana. Y yo terminé por tercera vez de leer la crónica del pájaro que da cuerda al mundo y resulta que hay una frase que encontré en las dos primeras lecturas y en el mismo contexto pero quizás no fue así y en esta tercera no la halle sólo algo parecidodigamos casi igual pero no donde yo pensaaba pero eso me da para una cuarta lectura.

  25. メキシコのマリアです。私は 十一年まえに 東京でいました。私は 名古屋で 犬種員でした。あとで 2005に も一度 にほんへ 行きました。そのときから 日本語を べんきょうしていました。来年 日本へ 行きます。ヘクトルさん。まだ にほんで すんでいますか。

  26. Gracias :), con tu visita hacés realidad lo que de seguro muchos como yo hubiésemos querido hacer. Lástima la distancia y la falta de recursos, pero qué vida!!

  27. Oh! Siendo el viejo y entusiatico fan japones de H.Murakami, he visto por primera vez el edificio donde ubicaba Haruki’s Jazz Club, es gran sorpresa para mi. Y como si fuera poco usted dice que estaba en primero piso? Wao, verdad? No era en sotano ? Por ejemplo el el sotano del edificio anterior destruido? Ya que este edificio me parece todavia nuevo.De todas maneras es un locar muy bueno y comercial, cierto? Muchas gracias su foto y reporte.

  28. Que curioso cuando he leído tu articulo, en referencia al ubicación del club de Jazz de Murakami, también me había imaginado que era en un sótano o semisótano, para nada me hacía suponer que era en una primera planta de un edificio y que tuviese ventanas, lo único que sí había imaginado unas escaleras por donde bajaban los clientes y personajes de sus novelas

  29. Aun no he podido comprarme el libro,pero mi deseo crecio ahora que tu mismo experimentaste de alguna forma lo que es ser Haruki en Japon^^ARIGATO!
    p.d:mi hermana dice que le caes bien porque te gusta el señor Murakami,somos fans de el…por cierto ella me regalo tu libro ”Un geek por Japon.Momentos” ,lo tengo escrito en la contraportada con direcciones de Japon que saque de tu bloq,falta que me lo firmes..

  30. Me ha encantado esta entrada. La he encontrado en la web de Tusquets porque estoy escribiendo un pequeño texto sobre Murakami en España para una publicación japonesa. Muchas gracias por el texto y las fotos.

  31. Qué te dijo el gato ? Seguro que te lo guardas para escribir un libro… Así empezó haruki, es el mismo gato 8-d

  32. Qué lindo lo que compartís!!!!! definitivamente estamos profundamente conectados, quienes pudimos emocionarnos, perdernos, entusiasmarnos, inquietarnos por los personajes de Haruki, Me tranquiliza saber que alguien en algún lugar tuvo impulsos semejantes a los míos. Desde que comencé con las lecturas de Murakami, pienso en cómo hacer para encontrarlo en algún lugar solo para mirarlo y decirle Gracias!!!!! por tanto!!!!!!

  33. Increible! Pues yo también siempre había pensado que se encontraba en un subterraneo. Excelente aporte.

Comments are closed.