Viviendo con una muñeca

17 de February, 2017 en Sociedad

No suelo publicar cosas “creepy” de Japón pero el artículo y las fotos de hoy del Washington Post muestran una faceta de esta sociedad de la que muchas veces no se habla: la soledad.

Este reportaje fotográfico muestra la vida de Senji Nakajima, un hombre de 61 años que vive con Saori, su muñeca. En palabras de Senji:

“Ella nunca me traiciona… estoy casado de humanos modernos racionales. No tienen corazón para mí, ella es más que una muñeca y me necesita. Ella es mi compañera perfecta con la que comparto momentos preciosos y da riqueza a mi vida.

“She never betrays… I’m tired of modern rational humans. They are heartless…for me, she is more than a doll…She needs much help, but still is my perfect partner who shares precious moments with me and enriches my life.”

Anotaciones relacionadas:


Agua embotellada como donación al santuario

13 de February, 2017 en Tradicional

Algo típico en santuarios shintoistas es ver los barriles de sake llamados sakedaru (酒樽) cerca de la entrada. Estos barriles de sake son regalos de bodegas a los santuarios que sirven como símbolo para pedir buena fortuna a los kami.

A veces los ofrecimientos no se limitan al sake, también es típico ver comida e incluso gadgets electrónicos.

En esta ocasión me encontré con una cantidad ingente de botellas de agua expuestas en la entrada del santuario. Embotelladoras de agua de todo Japón donaron a Meiji Jingu montones de botellas de agua:


Y esto ya es sake. A la derecha del todo un barril 酒樽 que contiene 72 litros sake


Mirando el smartphone en cuclillas

07 de February, 2017 en Curiosidades

Estoy pensando en empezar una nueva serie de fotos como alternativa a los japoneses durmiendo. Esta nueva serie seria de gente en cuclillas absortas en las pantallas de sus teléfonos. Estas son las primeras las primeras fotos que he conseguido:


La cafetería de la “autodefensa”

06 de February, 2017 en Bebidas,Otaku

Después del paseo por el parque de Mikasa empezó a llover y terminamos refugiados en una cafetería. La decoración del lugar era la típica de cafeterías tradicionales japonesas de la era showa: con mesas de madera y sillas de piel desvencijadas. Lo bueno de estos lugares es que te sirven café bueno (Casi siempre drip coffee) y algunas te invitan a quedarte un buen rato con libros y manga a disposición del cliente.

La temática de esta cafetería era claramente militar, las estanterías estaban llenas de libros sobre las fuerzas de autodefensa japonesas y cuadros y fotos de soldados estacionados en Yokosuka. También tenían manga, muchos de ellos con historias de la guerra.

Detrás de la cafetería surrealista nos adentramos en un templo en el que un viejete con ganas de hablar nos estuvo contando la historia del lugar. Estaba especialmente orgulloso de esta estatua de Naritasan 成田山 que se escondía al fondo del templo. Nos contó que Yokosuka, al estar algo apartado de Tokio, no fue totalmente destruido en la Segunda Guerra Mundial. Es raro ver algo de antes de la guerra cerca de Tokio, así que nos sorprendió ver esta estatua de madera que según él había sobrevivido la destrucción y tiene más de 400 años de edad. Al despedirnos del señor nos regaló amuletos de la suerte para el dinero, el trabajo y el amor.


El parque de Mikasa

03 de February, 2017 en Viajar Japón

Después del paseo por la calle de Dobuita caminamos hasta el mar. El agua estaba extrañamente limpia para ser la bahía de Tokio. Desde la orilla se veía en el horizonte sarushima 猿島 (猿:mono, 島:isla), la isla de los monos… ¡Monkey Island!

La zona de la costa de Yokosuka está arreglada para poder pasear, algo que no es muy normal en la bahía de Tokio donde todo son puertos, fábricas y el aeropuerto de Haneda. Entramos en un parque dedicado a Mikasa, un acorazado japonés que luchó en la guerra ruso-japonesa a principios del siglo XX. Se hundió cerca de la costa de Sasebo en Nagasaki en 1905 pero fue reflotado y arreglado en el 1906. Ahora el barco es un museo cuyo interior se puede visitar pero los cañones están rellenados con cemento como símbolo de que el Mikasa ya nunca volverá a participar en ninguna batalla.

La calle de Dobuita en Yokosuka – Shenmue どぶ板通り

02 de February, 2017 en Videojuegos

El otro día estuvimos en Yokosuka, uno de esos lugares que no sale en las guías de viajes porque no tiene absolutamente nada para atraer turismo. Nosotros buscamos una razón friki para visitar este lugar que se esconde al sur de Yokohama y donde nunca habíamos estado.

Resulta que Antonio es un gran fan del videojuego Shenmue, al que sigue jugando en la última videoconsola que comercializó Sega. La ciudad natal de Ryo Hazuki, el protagonista de Shenmue es Yokosuka y la mayoría de la acción de la primera parte del videojuego transcurre en una versión virtual de la calle de Dobuita. Con esto ya teníamos la excusa perfecta para ir a Yokosuka.

La calle de Dobuita está cerca de una base naval de los Estados Unidos. Esto hace que la calle esté llena de tiendas y bares con temáticas bastante estadounidenses como por ejemplo la hamburguesa Trump. En varios lugares aceptaban dólares además de yenes.


Comparación del juego VS la calle Dobuita en la realidad. Los que estáis estudiando japonés, ¿podéis encontrar las diferencias? 😉



Lo más leído en Kirainet:

Fotografia

Fotografia