Shibamata – El barrio de Tora-san

Shibamata es un barrio al este de Tokio colindante con Chiba que conserva el sabor del Japón del pasado. En japonés, se utiliza la palabra furumachi (古町 lit. «pueblo viejo») que se podría traducir como casco antiguo, para referirse a barrios o pueblos que conservan calles y edificios tal y cómo eran en la antigüedad. En el caso de Tokio cualquier estructura de más de 50 años esta considerada como algo viejo y tradicional.

Pasear por barrios como Shibamata me hace sentir nostálgico. Es extraño, porque yo nunca viví en el Japón de la era showa (1926–1989). Pero quizás haya algo en común que enlaza el pasado de varias las culturas, algo que conecta el showa de Japón con las épocas correspondientes en otros lugares.


Calle principal de Shibamata

Por ejemplo, algo que en tenemos en común las generaciones de los años 80 con muchos japoneses es el manga, el anime, el cine y los videojuegos. Aunque muchos títulos nunca llegaron a nuestros lares, hay ciertos clásicos japoneses que nos unen (Anime y manga: Dragon Ball, Akira, Ghibli, Saint Seiya… videojuegos: Nintendo, Sega… cine: Kurosawa Akira…) y que creo que son fundamentales para unir el corazón de pueblos muy diferentes.

Shibamata es un barrio donde las calles parecen haber salido de los fondos de viñetas de un manga de los años 80 o años 70. De hecho, Shibamata es famoso por ser el pueblo de Tora-san, el protagonista de la serie de televisión Otoko Ga Tsurai Yo (男がつらいよ «Es duro ser un hombre»). Otoko Ga Tsurai Yo es una de las series de televisión más populares de la historia en Japón, estuvo en activo desde el año 1969 hasta el 1995.


En este local anuncian con orgullo que fue uno de los lugares de rodaje de los primeros cuatro capítulos de Es duro ser un hombre Otoko Ga Tsurai Yo

Cada uno de los 48 capítulos sigue el mismo patrón. El protagonista Tora-san se pelea con su familia que reside en Shibamata y para liberarse del estrés de la gresca decide que es el momento de salir de viaje a algún lugar de Japón (Trabaja de vendedor). Durante su viaje en solitario se encuentra con una mujer que está pasando por un momento duro de su vida. Tora-san se ofrece a ayudarla y la chica se lo agradece. Él no puede evitar terminar enamorándose de ella pero su amor nunca termina siendo correspondido. Al final del capítulo vuelve a Shibamata con su familia.


Tora-san, que es fácil de reconocer por el sombrero, es el protagonista de pósters y adornos del barrio.

Esta chica es fan de Tora-san y regenta una tienda especializada en la serie. Me intentó vender varias revistas retro pero al final me llevé una guía de viajes con los todos los lugares de Japón que visita Tora-san en los más de 20 años de TV.


El templo de Shibamata no es muy famoso comparado con otros de Tokio pero es igual o más bonito, se llama Taishakuten (柴又帝釈天)

Un rincón de Shibamata donde se puede tomar matcha


Una foto con la estatua de Tora-san, el con su maleta y yo con la mochila.

Pin point con localización de Shibamata: https://goo.gl/maps/bnUwHSSkihMenfkU9

11 respuestas a «Shibamata – El barrio de Tora-san»

  1. La verdad, Zordor, me sorprende tu comentario si ya hace tiempo que sigues este blog.

    Llevo ya más de una década leyendo a Héctor y no puedes estar más equivocado: todo sigue exactamente su línea, sigue fluyendo, esté Héctor más o menos inspirado. El blog refleja su vida y personalidad. Hay publicaciones de 2005 o 2010, «el antes», con una foto y una línea de texto, porqué así lo decidió el autor. Aquí publica detalles de su vida o pensamiento, de la forma que le gusta, cuando le apetece.
    Si te refieres a que no publica artículos más filosóficos, evidentemente podría ser, lo desconozco sin buscarlo en su historial. Pero aún así sigues sin tener razón, porqué ya ha sabrás que en la vida hay épocas para todo, en las que apetece reflexionar continuamente o vivir la vida sin pensar. Y si Héctor lleva un tiempo sin reflexionar tanto (por lo menos en el blog) pues me alegro, y sinó también.

    Si yo tuviera un blog tan personal como este comentarios como el tuyo me confundirían. Pero aún así seguiría igual, porqué el blog sería parte de mi. En este caso Héctor no necesita el blog para vivir, para venderse, sino que es su forma de expresarse. Y por ese motivo va a publicar lo que él quiera. Y sus verdaderos seguidores seguiremos con él, no porque nos guste un día una publicación, sinó porque él es un ejemplo de vida a seguir. Solo su dedicación, publicando desde hace 15 años de forma contínua en su blog, ya vale la pena. Y es solo una parte de su vida, que en ningún caso ha sido fácil.

    Así que ánimo Héctor, a seguir así y hasta la próxima publicación.

  2. Me ha molado la entrada. Cada vez que escribes me transporto a Japón. Tras leerlo he buscado para saber más sobre Tora San y sobre esos lugares que visitaba de Japón. Gracias Héctor!

  3. Claramente no eres un autentico fan de Hector, un autentico fan es capaz de conñrender la belleza de los post anteriores. Sin duda es facil Joan ver como este post no tiene la esencia y esta totalmente perdido. Ademas de que la informacion dada aqui no tiene nkngun tipo de valor. Este es vuestro idolo que verguenza!

  4. Don’t feed the troll.
    @Hector: Gran entrada, me encanta tu blog desde que lo descubrí hace 10 o 15 años (sinceramente no lo recuerdo). Sigue poniendo posts por favor! 🙂

  5. Claro, voy a aportar algo muy positivo y constructivo:

    Ojete moreno

    Jajaja

    Kirai es un vendido a las editoriales!!! Este blog lo escribe alguien a sueldo. Kirai se esta rie do de todos vosotros. Kirai genera chemtrails despues de comer fabada. Despertad ya, vivis engañados!!

  6. Chicos!! Que todo esto es una troleada del quince! Os invito a que os paseis a vernos en el canal a Hector y a mi tgntf.com hoy grabaremos un poco capitulo. Hector es la leche, este blog siempre ha sido el mejor y siempre lo será 🙂 espero que no os molesteis por esta bromita 🙂

    Todo vino de una conversacion que tuvimos de que a veces le echan en cara que su blog era mejor antes, cuando antes tenía entradas muchos menos curradas., vamos justo como lo decía Joan 🙂

Los comentarios están cerrados.