Ultraman en la jungla

Estaba yo paseando tranquilamente por la “jungla okinawense” y me encontré con un Ultraman gigante.

Ultraman


14 thoughts on “Ultraman en la jungla”

  1. Pa flipar, por dentro q es como un castillo hinchable? como se ve asi en plan parquecillo pa niños…

  2. Se que hace tiempo explicabas cómo era el tiempo, más exactamente el cielo, en Japón. Pero como buen fotógrafo aficionado, no puedo dejar de ver cómo tus fotos siempre suelen tener la misma iluminación en exteriores. Si no me equivoco, es un país de pocos contrastes. Es como si hubiera una persona allá arriba con un gran difusor dejando sin saturación éste país nipón.

    Salu2

  3. pues si, es una putada muy gorda lo del cielo. En el caso de Tokyo creo que es culpa de la contaminación, pero últimamente estoy empezando a pensar que es cuestión de la humedad ambiental. Hace que el cielo salga blanco blanco y se difuminen los contornos en las fotos…

  4. medición de que? de luz? de todas formas da igual lo que uses porque el cielo es realmente blanco a ojos humanos.

  5. Los fotómetros de mano son herramientas diseñadas para tomar lecturas en forma incidente o refleja, con luz continua, flash o una combinación de ambas.

    De acuerdo a la tecnología de su construcción, los fotómetros se pueden clasificar en dos tipos: analógico o digital. Los analógicos carecen de microprocesador y los valores leídos se indican mediante una aguja que se desplaza sobre una escala graduada. La calidad del aparato depende de la célula y del circuito electrónico. Los fotómetros digitales disponen de un microprocesador y sus indicaciones se hacen visibles con cifras en una pantalla de cristal líquido.

    Los modelos de tecnología digital están preparados para medir diferentes intensidades luminosas y efectuar cálculos complejos. Son muy costosos pero sus prestaciones son fundamentales para los fotógrafos más exigentes.
    Comparados con los fotómetros incorporados a las cámaras, estos tienen la particularidad, por ser herramientas diseñadas específicamente para tomar lecturas de intensidad de luz y de abarcar un rango mayor. Este rango mayor no debe ser confundido con precisión: si tomamos una lectura sobre un punto fijo con una iluminación normal (luz solar) con el fotómetro incorporado a una cámara y luego hacemos la misma lectura con un fotómetro de mano, comprobaremos que los resultados son idénticos.

    Ahora bien, si tomamos una lectura con intensidades de luz muy bajas (luz de Luna) notaremos la diferencia del rango que abarca uno y otro. El fotómetro de mano nos dará una medición precisa, y seguramente el incorporado a la cámara, no logrará lectura. Por lo tanto podemos concluir que en situaciones extremas de luz, los fotómetros de las cámaras se ven superados en su rango y no permiten realizar ciertas mediciones.

    Angulos de medición

    Los fotómetros incorporados a las cámaras, o los de mano, nos permiten tomar tres ángulos de medición refleja: puntual, central y matricial. Aproximadamente los ángulos de medición son: para la puntual de 1º a 5º, en la central, generalmente tenemos un ángulo de 5º a 15º, y la medición matricial abarca un ángulo de 20º a 30º. La variación de los ángulos puede cambiar de acuerdo al modelo de instrumento utilizado.

    En cualquiera de los tres tipos de lectura, el fotómetro resuelve de igual forma: promedia las luminancias de las áreas de lectura convirtiéndolas en un valor matemático del 18% (gris medio) equivalente a un valor de reflectancia media sobre la base de la intensidad de la luz.

    Cuando trabajamos en forma refleja con un fotómetro de mano, es muy importante utilizar el visor opcional que permite direccionar la mirada y ver el área que estamos midiendo. Los fotómetros de mano tomando lecturas generales, sin éste accesorio, no son tan precisos puesto que, no sabemos con exactitud donde direccionamos la lectura y eso hace que los resultados no sean todo lo preciso que sería deseable.

    Precauciones en la medición matricial

    Debemos tener en cuenta que los fotómetros son capaces de diferenciar y leer distintas intensidades de luz, pero no pueden determinar porcentajes de tonos. Asumen siempre que están ante una escena promedio.
    Cuando realizamos mediciones matriciales, la exposición promedio que nos indica el fotómetro es correcta si en la escena existen porcentajes proporcionales de tonos bajos, medios y altos.
    En las escenas en las que el porcentaje de tonos bajos o altos es superior, la lectura del fotómetro nos dará un valor de exposición que no representará el carácter fotografiado. Cuando la distribución de tonos no es proporcional, el fotómetro es incapaz de compensar por sí solo. En estos casos extremos, debe primar el oficio y corregir la lectura para obtener resultados satisfactorios.
    El fotómetro lee de igual modo para una película blanco y negro o color. En cada caso debemos corregir la información que nos brinda, de acuerdo al material que utilicemos.

    Medición puntual

    La medición puntual reflejada (1 grado), considerada como la más precisa, nos permite tomar lecturas sobre pequeñas áreas determinando en forma individual las luminancia de cada tono. Conociendo las diferentes luminancias del tema y exponiendo en forma inteligente, nos aseguramos una correcta exposición de la película. Este modo de medición tal vez más complejo, que requiere de mayor trabajo y concentración, una vez incorporado nos asegura un control a voluntad de los tonos y carácter que daremos a nuestra imagen final.

    Precauciones en la medición puntual

    Un fotómetro puntual puede medir a distancias mayores, con gran exactitud, pero debemos estar seguros de que el área que cubrimos con el círculo central en el visor del fotómetro nos está dando una lectura precisa.
    Para constatar que nuestra herramienta funciona correctamente convendría hacer una serie de evaluaciones que veremos a continuación.
    Los fotómetros puntuales incluyen un sistema óptico para ver la escena, con un círculo central que es el área de lectura de la célula. Debemos verificar que el ángulo de medición esté alineado con el círculo central del visor.

    Podemos comenzar midiendo sobre un área luminosa pequeña y distante, luego acercarnos, una nueva lectura no debería variar demasiado. También podemos realizar pruebas con el fotómetro al área luminosa con distintos ángulos. No es raro que el sistema óptico esté levemente desalineado y provoque la lectura de un área diferente de la que estamos enfocando.

    El sistema óptico también puede producir errores por el tratamiento antirreflejos multicapas, cuando tenemos influencia de luces aledañas a un tono bajo o cuando leemos una superficie oscura pequeña rodeada por superficies de tonos altos. Si fotometreamos la superficie oscura y luego la de tonos altos, y el resultado en ambos casos es similar, debemos hacer controlar nuestro fotómetro puesto que existe algún problema óptico, que está evidenciado en el error de la lectura.

    Es importante cuando tomamos lecturas tener colocado siempre el parasol adecuado. Este permite eliminar las luces parásitas que muchas veces influyen provocando mediciones erróneas.
    En el próximo número, donde concluye esta serie de notas, abordaremos el tema del Cartón Gris y del valor de exposición.

    Fuente: Fotomundo. Pero por lo que veo Kirai ya ha publicado otro Post a la plancha pfff)

  6. A la luz me referia. Pero si dices que el cielo a simple vista es blanco… no hay nada que hacer.

  7. Mientras aqui tenemos castillos cutres alli tienen hinchables frikis. Como me hubiera gustado de pequeño ver hinchables de bola de dragon xD

  8. Joe, esque en ese pais estan currados asta los hinchables pa los niños. yo quiero ir QUIERO IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIRRR!!!!!!

Comments are closed.