Keya no Daimon 芥屋の大門

Una tarde, después de trabajar, Ale y yo nos pasamos a dar un paseo por Keya no Daimon 芥屋の大門. La “Keya no Daimon” es una puerta torii que está en la playa Keya en un pueblo tranquilísimo llamado Itoshima al sur de Fukuoka. El pobre CaDs no nos pudo acompañar porque le quedaba trabajo acumulado.

Memories from Fukuoka

Después de 20 minutos de coche bordeando la costa encontramos aparcamiento junto a una casita frente al mar.

Refugiados en Fukuoka

De camino a la playa los cañizales y caminos de tierra arenosa me hacen recordar las playas mediterráneas.

Memories from Fukuoka

Memories from Fukuoka

Refugiados en Fukuoka

En la playa, protegida por un muro enorme de hormigón (Para prevenir desastres en caso de tsunami) nos encontramos con esta puerta torii que marca el inicio de la ruta para llegar a la “Keya no Daimon” (Gran puerta/torii de Keya).

Memories from Fukuoka

Memories from Fukuoka

Memories from Fukuoka

La Gran puerta de Keya está allá al final, sobre el peñón del horizonte. Para llegar nos tenemos que adentrar en un pequeño bosque con sendas bien señalizadas.

Memories from Fukuoka

Refugiados en Fukuoka

¡Vistas de la playa de Keya cuando estamos a punto de llegar a nuestro destino!

Memories from Fukuoka

Y por fin llegamos a la Keya no Daimon, no era tan grande como imaginamos por el nombre pero queda muy bonita colocada en solitario junto a las rocas del peñón.

Memories from Fukuoka

Memories from Fukuoka

De vuelta nos encontramos con esta señora secando algas hijiki. Era de las pocas personas que había por la playa aparte de nosotros. A veces, los lugares que no salen en las guías de viajes, aunque no sean “famosos”, son los más tranquilos y los que más se disfrutan.

Memories from Fukuoka

Si queréis seguir leyendo, Ale también cuenta nuestra visita en su blog.


21 thoughts on “Keya no Daimon 芥屋の大門”

  1. ¿Es un déja vu?

    ¿O ya habías publicado esto antes?

    ¿O acaso lo leí en pepinismo.net?

  2. Me sorprende que la mujer de la última foto doble la espalda en vez de flexionar las piernas como hacen siempre los japoneses.

  3. Gatos celosos de compartir su territorio, miran con cierta arrogancia a los visitantes que allí se acercan, tod@s tenmos algo de gatos

  4. Todo ese asunto de las puertas me parece muy intrigante, las que pones en tu post tienen pinta de ser muy antiguas y tambien de que les falta algo de mantenimiento. Que lugar tan pacífico como para escapar de las multitudes….genial!

  5. Ahora que lo pienso…puede que Fukuoka fuese” el pueblo de los gatos” el del relato de la novela de Haruki 1Q84….mmm no se por que pero la imagen me ha evocado ese pasaje.

  6. que bonito sitio!! los gatos es cierto, tienen cara de tramar algo 😛 pero me encantan. Las fotos me encantan 😀 La playa de Keya me recuerda a una de aqui de mi tierra. Y la señora tan tranquila jeje. Saludos!!!

Comments are closed.