Rezando a distancia en el templo del amor

Ayer también se celebró el día de San Valentín aquí en Japón, aquí la costumbre es que las chicas sean las que hagan un regalo al hombre.

En una de las tiendas de Tokio donde vendían chocolate para regalos pusieron esta curiosa máquina en la que las usuarias pueden rezar a distancia para tener buena fortuna en sus relaciones amorososas. La máquina transporta al usuario/a (vía telepresencia) al templo de Jishu en Kyoto, un templo dedicado al Dios sintoísta del amor Okuninushi.

Templo
Foto de Mainichi

El templo de Jishu está un poco escondido en la parte de atrás de Kiyomizu. Está dedicado al Dios del amor Okuninushi y dicen que visitarlo ayuda a encontrar el amor verdadero (Según las instrucciones de la máquina instalada en Tokio, hacer una visita digital también ayuda en el amor). En el centro del templo hay dos “piedras del amor” que están separadas 18 metros, si consigues caminar de una piedra a la otra con los ojos cerrados es una señal de que encontrarás amor.


Albert consigue llegar de una piedra del amor a otra con los ojos cerrados (Casi cerrados). Lo de “capullo” va con amor 😉

Templo
El dios del amor te da la bienvenida al templo.

Templo
Chicas vestidas con yukata buscando el amor de su vida.

Otras anotaciones sobre San Valentín en Japón:


27 thoughts on “Rezando a distancia en el templo del amor”

  1. kirai que sepa que usted se ha equivocado colocando las fotos (sopena que el dios del templo sea una mujer en yukata y las mujeres en yukata sean el dios del templo)

    y que kirai no te han regalado nada de chocolate?

  2. http://www.51japanesecharacters.com/ e encontrado esta pagina donde se muestran los 51 tipos de japoneses que hay, tu estarias dentro de los gaijin. es curioso y entretenido aunque este en ingles. Si decides publicarlo pon el link de pixfans.com lo encontre en esa pagina. Agur y sigue con e blog fiera.

  3. Excelente nota.
    Me trajo muchos recuerdos del tiempo que pase por alli.
    Kiomuzu Dera fue uno de los lugares que mas me gusto de Japon y recuerdo que cerca de donde estaban las fuentes (Donde la gente se sirve agua con el jarrito) estaba el templo del amor al cual no fui.

  4. Oscar Mohamar rezar es un habito con fe y dovoción y se puede realizar en cualquier parte. Oscar Mohamar

  5. Cuando fui ahi sólo me enteré de lo de las piedras porque nos lo iba diciendo flapy, pero no sabía (o no recuerdo ¬¬) a quien estaba dedicado el templo, ni mucho menos quien es Okuninushi. Es bueno saberlo para la proxima vez.

  6. Muy curiosa la tradición. Lo del rezo por videoconferencia es un “sólo podía existir en Japón” como una casa 🙂

    Por cierto, en plan crítica constructiva, creo que no deberías utilizar la palabra “Dios” con mayúscula, ya implica que es un nombre propio, sino “dios”, “deidad” o “kami” para referirte a las deidades sintoístas.

  7. Creo que el rezo a distancia les va a saber a poco a muchos, ya que va a quedar mas emblemático hacerlo en el propio templo, aunque eso si, es bastante cómodo.

  8. jajaja me causó gracia la fotografía donde sale el dios del amor, y a la par se encuentra un conejo con un objeto en la mano xD jeje 😀

  9. Lo que tiene mérito no es ir de una piedra a otra, sino ser capaz a todos los turistas que hay por en medio sin morir en el intento… es dificil meter a más gente en tan pocos metros lineales!

Comments are closed.