La cafetería de la “autodefensa”

Después del paseo por el parque de Mikasa empezó a llover y terminamos refugiados en una cafetería. La decoración del lugar era la típica de cafeterías tradicionales japonesas de la era showa: con mesas de madera y sillas de piel desvencijadas. Lo bueno de estos lugares es que te sirven café bueno (Casi siempre drip coffee) y algunas te invitan a quedarte un buen rato con libros y manga a disposición del cliente.

La temática de esta cafetería era claramente militar, las estanterías estaban llenas de libros sobre las fuerzas de autodefensa japonesas y cuadros y fotos de soldados estacionados en Yokosuka. También tenían manga, muchos de ellos con historias de la guerra.

Detrás de la cafetería surrealista nos adentramos en un templo en el que un viejete con ganas de hablar nos estuvo contando la historia del lugar. Estaba especialmente orgulloso de esta estatua de Naritasan 成田山 que se escondía al fondo del templo. Nos contó que Yokosuka, al estar algo apartado de Tokio, no fue totalmente destruido en la Segunda Guerra Mundial. Es raro ver algo de antes de la guerra cerca de Tokio, así que nos sorprendió ver esta estatua de madera que según él había sobrevivido la destrucción y tiene más de 400 años de edad. Al despedirnos del señor nos regaló amuletos de la suerte para el dinero, el trabajo y el amor.


5 thoughts on “La cafetería de la “autodefensa””

  1. Que lugar tan interesante. Su desorden tiene su encanto y si algo he de apreciar en un lugar es poder tener al alcance material de lectura o cosas interesantes que rebuscar. Lo de la estatua ya lo lleva al nivel de esas joyas escondidas en un pueblo o ciudad.

    Algo verdaderamente contrastante es ver mezclado en un mismo lugar cosas para mi tan drasticamente opuestas, por un lado el japon de la guerra y por otro el japon del manga y figuras anime.

  2. por si les interesa hay un documental en youtube: Know Your Enemy: Japan, creado por el Departamento de Defensa de EE.UU. en 1944. Es sobre como los EE.UU. vieron a los japoneses en ese periodo de la WW2, y al parecer se veian como una tribu isleña atrapada en su propio medio evo con algo de modernidad, que parece que persiste hasta el dia de hoy con gente que no es capaz de decir que se va para la casa a la hora que termina la jornada laboral legal.

    Y eso… saludos.

Comments are closed.