Robots humanoides

Cuando aquí seguimos haciendo competiciones de robots cuyo objetivo es seguir una línea, en Japón están de moda las luchas de robots humanoides que incluso se televisan dedicando programas específicos para ello. Creo que el programa de luchas de robots se televisa los domingos por la tarde, no recuerdo en que canal…

Aclarar que estos robots luchadores no son autónomos, es decir, no tienen inteligencia propia y son controlados remótamente. En todo caso la mecánica es realmente impresionante. No os perdáis el siguiente vídeo que grabé usando mi cámara de fotos enfocando a la tele:

En todo caso, aquí en España somos bastante buenos a nivel internacional en cuanto a robótica se refiere y ya competimos en una de las competiciones más importantes del mundo que organizan los japoneses cada año. ¿Veremos dentro de poco competiciones de robots humanoides por la tele? Quizás culturalmente no nos interese tanto como a ellos.

Más sobre robotos humanoides:


Memorias de una geisha

Esta semana se ha presentado en Japón la película “Memorias de una geisha” basada en el libro del mismo nombre que tengo ahora mismo en la pila para leer.

Lo curioso es que la actriz que hace de geisha (algo tradicionalmente japonés), es la china Ziyi Zhang (La que va de blanco en la foto), algo que me parece muy bien porque mira que deslumbra belleza la chica 😉 .

Geisha
El actor es Ken Watanabe, un japonés conocido internacionalmente por su actuación en El último samurai.


Karakuri – Los orígenes de la pasión robótica japonesa

Karakuri son muñecos mecanizados o autómatas creados por artistas tradicionales japoneses. Se podrían considerar como los antecesores de los actuales robots humanoides que consiguieron crear por primera vez los japoneses.

Karakuri
Una figurita de karakuri junto a un Aibo

Las figuras de karakuri son autómatas con inteligencia nula pero que suelen esconder ciertos trucos que llaman la atención al “espectador”. Antiguamente era todo un arte fabricar estos muñecos, se usaban en festivales religiosos y también en teatro. Dicen que es una de las razones por las que poco a poco los japoneses han aceptado a los robots como amigos y no como enemigos. Fijaos que en las películas americanas los robots siempre terminan rebelándose e intentando eliminar el mundo mientras que en las series de ánime y manga japonesas muchas veces los robots son los superhéroes.

Hoy en día solo queda un artista en el mundo que sigue fabricando muñecos de karakuri artesanalmente, se trata de Shobei Tamaya IX que parece resistirse a los avances de la tecnología. De todas formas hay varias compañías de juguetes que creando diseños inspirados en el Karakuri.

Documento
Este es el primer diseño de un “robot” karakuri que se conserva.

Documento

En esta última foto se puede ver un karakuri de 160 años creado por el fundador de Toshiba. Es un robot capaz de practicar el shodo escribiendo con un pincel hasta cuatro caracteres diferentes: el de “pino”, el de “bambú”, el de “ciruela” y el de “felicidad”. Esta máquina la podéis ver en el Museo Edo-Tokyo.

Para los más interesados visitad Karakuri.info.


Física y criptografía

Hay un paralelismo asombroso entre los problemas de un físico y los de un criptógrafo. El sistema con el que se cifra un mensaje se corresponde con las leyes del universo, el mensaje interceptado con los datos disponibles, las claves para un día o un mensaje con las constantes importantes a determinar. La correspondencia es muy estrecha, pero es muy fácil tratar con el material criptográfico por medio de máquinas discretas. No es tan sencillo en el caso de la física. – Cita de Alan Turing incluída en Criptonomicón, un libro traducido por Pedro Jorge Romero.