Category Archives: Entrevistas

Entrevista a Luis de Bangkokbizarro.com

Hoy en nuestro canal de youtube (¡Subscribios si sois youtuberos!) entrevisto a Luis de Bangkokbizarro.com. Cuando era niño, Luis quería ser un rockero famoso pero terminó siendo periodista, una profesión que tampoco le disgustó porque le permitía escribir -otra de sus pasiones- para ganarse el pan. Con el tiempo notó que la vida en España no se ajustaba a su forma de ser y se marchó a Tailandia, donde lleva cinco años viviendo y contando todo lo que aprende sobre la cultura tailandesa en su blog. Os dejo con la entrevista donde él cuenta sus experiencias mucho mejor que yo:

Anotaciones relacionadas:


Mighty Boy de Naoki Urasawa Crowdfunding – Entrevista a Javier Yañez

Mighty Boy cortometraje realizado por Javier Yáñez será una adaptación oficial del manga de Naoki Urasawa “Mighty Boy”, publicado por la editorial japonesa Shogakukan, que es la que ha licenciado los derechos. Para conseguir dinero para el rodaje acaba de comenzar una campaña de crowdfunding, este es el vídeo promocional para conseguir fondos:

Podéis participar a través de la plataforma indiegogo empezando con aportaciones desde 10$ hasta 1000$. Los que aporten $125 (Nivel “Book Master”) tendrán como recompensa una versión de Mighty Boy en “Blu-ray Master” y un libro a elegir entre “Historias Cortas de Naoki Urasawa” que incluye el cómic original en el que se basa el corto o la nueva versión de “Un Geek en Japón” (En breve daré más detalles sobre esta nueva versión). También saldrán en los créditos, recibirán una camiseta oficial de Mighty Boy, el script y dosier completo de la producción, mención en el twitter y facebook de Mighty Boy y mucho más; los detalles aquí.

El corto se basa en una historia que Urasawa dibujó al principio de su carrera y que actualmente forma parte de una compilación de historietas cortas. Se trata de una historia emocionante acerca de un estudiante universitario que trabaja de extra en una serie de sentai, al estilo de los legendarios Power Rangers, para pagarse los estudios. El protagonista irá descubriendo el potencial de la serie en la que trabaja para inspirar un mensaje positivo en los niños y jóvenes. Llegará un momento en el que participar en la serie le planteará un conflicto vital con su novia, con sus estudios y con el mismísimo objetivo de su vida…

A la cabeza de este proyecto está Javier Yáñez, un realizador y director español de cortos de género fantástico que además se encarga de la post producción y de los efectos especiales en sus creaciones. Ha sido premiado en múltiples ocasiones por sus cortos “A través del ocaso” y “Amor Sacro“. A continuación le entrevisto para que nos cuente más detalles sobre el proyecto y sobre su amor por Japón:

– Tu vida en cinco frases

Me dedico al mundo de la postproducción de video. Trabajo como autónomo en empresas y dando clases en academias. Desde mis años de universidad hago cortometrajes como método de evasión creativa. Llevo una vida normal; me gusta mucho pasar tiempo con mi pareja, mi hija de dos añitos y mis amigos, por supuesto soy amante del manga y la animación japonesa.

– El proyecto Mighty Boy en cinco frases.

Mighty Boy nació mi interés por trabajar en algo diferente, de pasarme del terror de mis cortos anteriores al humor acido de este. Necesitaba un cambio para poder aprender cosas nuevas y trabajar con mayor ilusión. Cuando leí la obra me emocionó y me he propuesto conseguir el mismo efecto con los espectadores.
Lo mas bonito de este tipo de proyectos son los nuevos retos y conseguir la aprobación de Urasawa me pareció un reto muy interesante. Para mí este corto es mi homenaje personal hacia él.

– ¿Cine, manga? Naoki Urasawa, cuéntanos un poco más cómo te interesaste en Naoki Urasawa.

Conocí la obra de Naoki Urasawa hace ya 8 años con Monster. Me lo regaló mi hermano durante un largo ingreso hospitalario de un mes. Gracias a sus cómics la estancia fue mucho mas amena. A partir de este momento se convirtió en mi mangaka preferido y rápidamente me fui haciendo con el resto de sus títulos.. Me encantan sus thrillers, la forma que tiene de contar las historias, su tratamiento de los personajes, toda su obra siempre ha sido una gran fuente de inspiración para mi. Cuando descubrí a Urasawa, animé a mi padre a leer sus cómics y le encantaron, pero me costó convencerle de que no eran ¡una chorrada de pirados!.

– ¿Qué es lo que más te llama la atención de Japón y su cultura?

Desde pequeño me ha fascinado tremendamente. Me gusta su fusión entre la tradición y la tecnología, el gran amor que tienen por el arte que generan, siendo consumido además por todo tipo de gente. Son imaginativos y respetuosos, eso me encanta de ellos. Siempre me han inspirado mucho las ilustraciones japonesas, sus paisajes y costumbres. Te confieso que sueño desde siempre con conocer el país y todavía no he tenido la oportunidad de ir. Está en el número uno de mis prioridades.

– ¿Cual es tu mayor miedo/reto a la hora de hacer Mighty Boy realidad?

Siempre hago cortos con historias muy diferentes para que sean un reto, el primero que hice “La habitación estática” era paranoide, el segundo “A través del Ocaso” violencia desgarradora con hombres lobos, el tercero Amor Sacro, Amor, Misterio, Terror, Monjas y Angeles y este ultimo humor, Super Sentai….. busco siempre cosas opuestas a lo que hice anteriormente, me sirve para descubrir nuevos fallos y aciertos a la hora de dirigir, además de que me parece mucho mas emocionante :-).

– ¿Cómo te podemos ayudar los fans?

Desde apoyando con una cifra y así pasar a formar parte de este homenaje a Urasawa hasta compartiendo la campaña, con cualquiera de las dos me hacéis muy feliz.


Entrevista a Fernando Picazo

Conocí a Fernando de forma fortuita en un rocódromo de Ikebukuro, allí me enseñó algunos de los movimientos de principiante para aprender a escalar. Fue hace poco, más o menos un año, pero me da la sensación de que ha estado toda la vida aquí en Tokio. Tiene espíritu de líder, es aventurero y lo cuenta en su blog y…

1.- Cuéntanos tu vida en cinco frases

Da miedo pensar que podría resumirla fácilmente en menos de cinco frases. Amanecí en Albacete hace 32 años y ese primer día ya estuve inquieto. Desde entonces mi cabeza nunca dejó de pensar en no permitir que las cosas pasaran por delante de mí sin más. A los 18 años me fui a estudiar fuera y a ver mundos y nunca volví a entrar. Actualmente combino mi pasión por los viajes y por conocer otras culturas, con mi profesión como científico en el instituto RIKEN de Tokio.

2 – Cuéntanos más sobre el instituto Riken

Es un enorme instituto de investigación que tiene varias sedes repartidas por todo Japón y que abarca diversas disciplinas; donde físicos, químicos, biólogos, ingenieros e informáticos compartimos espacio y conocimientos para llevar a cabo nuestros proyectos de investigación. Esta institución se financia principalmente con fondos públicos aunque también se nutre puntualmente de aportaciones de capital privadas. Actualmente son miles los científicos que trabajan para RIKEN y se están haciendo grandes esfuerzos por incorporar a su plantilla a un mayor número de extranjeros para conseguir un ambiente más internacional.

3 – Una anécdota de tu trabajo

Cuando llegué en 2008 a Japón para hacer una estancia de investigación corta me encontré un laboratorio con 50 japoneses y un extranjero, que no era otro que yo mismo. En mi primer día tuve una reunión con mi sensei (el jefazo), y a modo de confidencia amistosa me dijo que él sabía un truco que podría ayudarme en mi vida laboral aquí. En un tono muy serio me indicó que si a la hora del cierre de la biblioteca del edificio te escondías bien debajo de las mesas, podías quedarte toda la noche allí estudiando sin que nadie se enterara. En aquel momento aprendí de un plumazo la famosa devoción japonesa por el trabajo. Fue un primer día duro.

4 – ¿Lo mejor de Japón? ¿Y lo peor?

La seguridad es un gran punto a favor de este país, ya que te permite una calidad de vida que procuro no dejar de valorar. Por otra parte el residir en un lugar culturalmente tan distinto a España como éste te da la oportunidad de aprender mucho más rápido, de abrir la cabeza de par en par y de exigirte el máximo cada día. Si tengo que decir algo malo diré que en ocasiones se me hace duro el comprender la rigidez en ciertas normas de la sociedad japonesa. Pero allá donde fueres…

5 – ¿Tu lugar favorito de Japón?

Una playa perdida en la isla de Shikinejima, un pequeño ryokan familiar de los Alpes Japoneses, un onsen al aire libre en Minakami…creo que me pides demasiado al tener que escoger sólo uno.

6 – ¿Alguna recomendación especial para aquellos que estén preparando un viaje a Japón para este verano?

Que vengan sin miedo alguno. Siempre me llegan muchas preguntas de gente que teme no poder viajar por Japón sin el idioma o que no sabe si podrá aclararse con los transportes. Hay que olvidarse de todo eso. Cierto es que muy poca gente habla inglés aquí, pero con paciencia y mezclando nuestra simpatía con la amabilidad nipona no tendremos problemas en disfrutar de una fantástica experiencia. Y por supuesto les recomendaría que vengan en primavera o en otoño, porque sólo ellos saben el calor que van a pasar aquí este verano.

7 – Cuéntanos como terminaste trayendo a Muchachada Nui a Japón

Pues casi por casualidad. En diciembre estuve de vacaciones en Albacete y hablé con un amigo que tiene bastante relación con ellos (muchos de estos humoristas son también albaceteños). Entre bromas comentamos que sería interesante tener un espectáculo de este tipo en Tokio para los españoles que residimos aquí. Nos fuimos liando la manta a la cabeza y después de algunos meses de trabajo hemos podido montar este lío para dentro de muy poco. Vamos a tener una divertida noche de monólogos en Tokio el próximo viernes 6 de julio en el bar Romarakuda (enfrente de la estación JR Higashinakano) a las 20:30. Si alquien va a estar en Tokio por esa fecha y quiere apuntarse aún está a tiempo, sólo tiene que enviarme un correo electrónico a la dirección ferpisan@hotmail.com


Entrevista a Andrés Pascual, El haiku de las palabras perdidas

Hace unos meses conocí a Andrés Pascual por twitter (@andres_pascual) y al poco terminé leyendo su última novela: “El haiku de las palabras perdidas”. Me la leí en un fin de semana de relax y me encantó. Para los que amamos Japón es una novela imprescindible.

Haiku de las palabras perdidas
La portada de “El haiku de las palabras perdidas” de Andrés Pascual

A continuación una pequeña entrevista a Andrés (No contiene spoilers) en la que nos cuenta un poco lo que le llevó a empezar a escribir novelas y cómo surgió la idea de “El haiku de las palabras perdidas”.

¿Por qué escribes novelas?
Todo comenzó con un viaje al Tíbet, allá por el 2001. Encontré tanta magia y épica que me lancé sin red a mi primera aventura literaria: “El guardián de la flor de loto”. Aunque la pasión me viene de familia. Mi abuelo paterno escribía unos tratados de ortografía llamados “Mis dictados”, que fueron libro de texto en España durante cuarenta años. Fue él quien me inculcó el amor por la lectura y la escritura.

¿Por qué decidiste viajar a Japón? ¿Qué te llevó a escribir una novela ambientada en este país?
Como digo en la nota de autor que encabeza la novela, no sé desde cuando me fascina Japón. Es como estar enamorado, de repente no concibes tu vida sin el otro, aunque lo acabes de conocer. Por eso decidí pasar allí el verano de 2009, y aprovechar una nueva oportunidad de fundir el viajé físico con un viaje literario… que finalmente se convirtió en un viaje vital, iniciático. Fui buscando una historia que contar pero encontré mucho más que eso. La lejana galaxia del sol naciente me ha brindado una nueva forma de contemplar mi propia realidad. Su cultura está llena de perlas que mejoran el alma y la vida del occidental que se sumerge en ella.

Haiku de las palabras perdidas
Andrés descubriendo Japón.

En “El Haiku de las palabras perdidas” las localizaciones principales en Japón son Nagasaki, Tokio y Karuizawa. Nagasaki y Karuizawa no son destinos muy habituales para un primer viaje por Japón, ¿Qué te llevo a visitarlos?

De Karuizawa me hablaron en Tsumago. Estaba conociendo la ruta del correo y una tokiota me contó lo que había ocurrido allí durante la guerra, cuando toda la ciudad fue convertida en cárcel para diplomáticos extranjeros. Desde el primer momento me pareció un escenario ideal para la novela, en cuyas páginas conviven personajes japoneses y occidentales. A Nagasaki llegué de forma intuitiva. Quería documentarme sobre la tragedia atómica y la escogí antes que Hiroshima porque me pareció que era la eterna olvidada. Fue la segunda en estallar y, afortunadamente, su orografía hizo que hubiera muchos supervivientes… al menos hasta que la radiactividad comenzó a matar de forma sádica y silenciosa. Me pareció que albergaba un sobrecogedor drama humano: los supervivientes estaban obligados a superar el más duro de los retos, que era seguir viviendo después de lo que había ocurrido. Habían perdido a sus seres queridos, sus casas, incluso sus fotografías y sus viejos kimonos. Tenían que vivir sin pasado ni futuro, y aprendieron a hacerlo.

¿Qué te cautivó de estos lugares?
En el caso concreto de Nagasaki, desde que comencé a escuchar las grabaciones con los testimonios de los supervivientes en el Museo de la Bomba Atómica supe que tenía que escribir sobre lo que había ocurrido allí. Apenas sabemos nada sobre los días que siguieron al estallido de la bomba atómica, y mucho menos sobre la admirable reacción del pueblo japonés ante una tragedia semejante. Comprendí que los japoneses actúan como una piña, pero no por mera solidaridad, sino porque creen en el hermanamiento de todas las almas. Dejan de lado el propio ego y superan cualquier tragedia con una dignidad que corta la respiración. Sentí la obligación de contar una historia bañada por esa atmósfera.

Haiku de las palabras perdidas

¿Lo que más te gusto de Japón? ¿Lo que menos?
Lo que más… Desde que bajé del avión comencé a escuchar ecos de viejos templos y eslóganes publicitarios que me mostraban un Japón fascinante. En cada rincón se percibe un perfecto equilibrio entre tradición y modernidad. Me di cuenta de que no era ni el de los recios samuráis, ni el de los neones de Tokio. Más bien se trataba de una mezcla delicada y armónica, un brebaje alquímico que me transportaba a un universo que quería explorar, sobre el que necesitaba escribir. Y, cómo no, me entusiasma la comida. Desde el primer momento me hechizó por su delicadeza y su limpieza… Todo Japón es así, delicado y limpio. Y lo que menos me gustó… ¿De verdad crees que hay algo que no me gustó?

Cuéntanos una anécdota de tu viaje
¡Hay mil anécdotas, como en todos los viajes! Risas por la dificultad de comunicación, por ese impulso de los nipones a no defraudarte, que prefieren mandarte al otro lado de la ciudad antes que confesarte que no saben indicarte cómo llegar a tu riokan… Recuerdo una noche en Usuki, la patria del fugu, el pez globo. Yo quería probarlo a toda costa, pero no encontrábamos en todo el pueblo, que estaba casi desierto, una sola persona que hablara inglés. Y tenía miedo de que me explicaran algo importantísimo sobre cómo comerlo, no entenderles y morir allí mismo, sobre el plato… El caso es que tengo que volver, porque no tuve agallas, nunca mejor dicho.

¿Cuando vuelves Japón, y qué planes tienes?
El 5 de Abril presentaré la novela en el Instituto Cervantes de Tokio. Para mí es todo un honor. Desde el primer momento me he sentido muy apoyado, incluso por la Embajada de Japón en España, cuyos responsables me acompañaron a la presentación del libro a la prensa. En esta nueva visita a Japón espero pasear con tranquilidad por los escenarios que escogí para la novela. Más que descubrir cosas nuevas, lo que de verdad me apetece es volver a caminar por las mismas aceras y parques por los que han caminado mis personajes durante los dos años que me ha llevado escribir “El haiku de las palabras perdidas”. Quiero fundirme definitivamente con ellos. Como dice Murakami en sus novelas, vivimos en una suerte de universos paralelos y depende de nosotros por cual queremos volar. Yo quiero seguir volando una temporada por este mundo nipón, mezcla de ficción y realidad, que me está haciendo tan feliz.

Nagasaki, Agosto de 1945: Kazuo, un muchacho occidental afincado en Japón, y Junko, la bella hija de una diseñadora de arreglos florales, han acordado encontrarse en una colina para sellar su amor adolescente con un haiku que esconde un secreto sobre su relación. Minutos antes de que llegue la hora de la cita, la bomba atómica convierte la ciudad en el peor de los infiernos.

Tokio, Agosto de 2010: Emilian Zäch, un arquitecto suizo, asesor de Naciones Unidas y defensor de la energía nuclear, cuya vida está desmoronándose, conoce a una galerista de arte japonesa obsesionada con encontrar al antiguo amor de un familiar.

A través de estas dos historias paralelas y de su sorprendente encuentro final, Andrés Pascual teje una conmovedora trama sobre la importancia de asimilar las tragedias del pasado para afrontar los retos del presente y escribir nuestro propio destino. Un estremecedor canto a la paz, la espiritualidad y el amo.

Podéis empezar leyendo el primer capítulo online.

Andrés Pascual ha vendido un cuarto de millón de ejemplares de sus novelas, las cuales están siendo traducidas a ocho idiomas.
Su ópera prima, “El guardián de la flor de loto”, está siendo adaptada a guión cinematográfico por una productora de Hollywood. Con la segunda, “El compositor de tormentas”, fue finalista en el VIII Premio de Novela Ciudad de Torrevieja. “El haiku de las palabras perdidas”, su nueva novela, ya lleva 30.000 ejemplares vendidos y se está traduciendo en varios países. Con ocasión del próximo aniversario del terrible terremoto y tsunami que asoló Japón, ha sido invitado a presentarla en el Instituto Cervantes de Tokio. Inspirada por el espíritu de superación del pueblo nipón ante el desastre de Nagasaki, y con el debate nuclear como eje de la trama, alberga un mensaje completamente extrapolable a lo acontecido hace doce meses.

Podéis seguir leyendo sobre Andrés Pascual y sus novelas en su web Andrespascual.com


Entrevista a Néstor Soriano, Konamiman

Néstor Soriano, conocido en “los internetes” como Konamiman ¡es la primera persona de la historia de la humanidad que logra twittear desde un MSX, todo un frikilogro! Por eso dedidí que era hora de dedicarle una entrevista y contaros como se enamoró de los ordenadores MSX de por vida MSX y también de una mujer japonesa… pero no os adelanto más, os dejo con la entrevista.

> – Tu vida en 5 frases

Néstor Soriano para servirles, andaluz de nacimiento pero mallorquín
de adopción. Fui un niño normal hasta el 6 de enero de 1986, día en el
que a punto de cumplir yo doce años cayó en mis manos un flamante
Canon V-20 que me convertiría en un geek-friki de esos. A principios
de los 90 el sistema MSX murió oficialmente, pero yo me uní a la
resistencia, formada por más geek-frikis que se empeñaban en
mantenerlo vivo. En 1993 empecé la carrera de ingeniería en
telecomunicaciones, que finalicé en 2002 presentando como proyecto de
fin de carrera una pila TCP/IP para MSX. En 1997 conocí en un chat
internetero a una señorita japonesa que me envió un producto típico de
su tierra: un MSX Turbo-R; por supuesto acabé casándome con ella.
Desde 2002 trabajo de programador, como no podía ser de otra forma.

Msx

> – ¿Qué significa MSX? ¿Qué es?

MSX fue un intento, exitoso según algunos y “fracasoso” según otros,
de poner algo de orden en el caótico panorama de la informática
doméstica a principios de los años 80. El sistema MSX define unas
especificaciones mínimas para ordenadoers personales que pueden ser
implementadas por cualquier fabricante, asegurando así que todas las
máquinas que llevan el logo “MSX” son compatibles a nivel de hardware
y software. Vamos, lo mismo que hoy en día son los PCs.

El estándar MSX fue presentado en 1983, y la última máquina, un MSX
Turbo-R, salió de una fábrica de Panasonic creo recordar que a finales
de 1993. Empresas no precisamente pequeñas como Sony, Sanyo,
Panasonic, Mitsubishi, Toshiba o Philips fabricaron ordenadores MSX.

El estándar MSX fue desarrollado principalmente por Microsoft y ASCII
(empresa que era la filial japonesa de Microsoft en aquella época), y
el significado de las siglas sigue sin estar claro aún hoy en día. Las
tres hipótesis más plausibles son “MicroSoft eXtended”,
“Matsushita-Sony-X” y mi favorita, “Machines with Software
eXchangeability”.

> – Cuéntanos el origen de tu nickname konamiman

Allá por 1991 mi padre compró una tarjeta para conectar el PC a la red
Ibertex (lo que vendría a ser el tatarabuelo de las redes sociales
actuales). Para los chats al principio yo usaba “Néstor Soriano y su
MSX2+” como nick, pero no me parecía muy glamouroso, así que me puse a
pensar y me dije: “Ya está, me pondré konamiman porque me gustan mucho
los juegos de Konami” (siento decepcionar a los que esperaban una
historia más rocambolesca).

Años después me enteré de que en un juego de NES aparecía un personaje
con el mismo nombre, pero tampoco era cuestión de denunciar a Konami a
esas alturas. 😛

> – ¿Lo de hacer un cliente de twitter para MSX se te ocurrió un día cualquiera? ¿Inspiración divina?

Antecedentes rápidos: en 2002 hice InterNestor Suite, una pila TCP/IP
para MSX que presenté como proyecto de final de carrera. En 2003
simplifiqué la pila (la original era muy estándar y muy bonita pero
muy pesada) convirtiéndola en InterNestor Lite, INL para los amigos.
En 2004 un usuario de MSX manitas desarrolló ObsoNET, una tarjeta de
red para MSX; yo adapté INL para poder usar la susodicha.

El año pasado otro usuario desarrolló DenYoNet, otra tarjeta de red
que procesa el TCP/IP por hardware (lo cual se agradece muy mucho
cuando tu CPU es un Z80). Problema: INL y DenYoNet iban a usar APIs
distintas, con lo cual las aplicaciones hechas para el uno no
servirían para el otro. Solución: desarrollar una API estándar para
pilas TCP/IP. Esto implicaba cambiar INL de arriba a abajo, para que
cumpliera la nueva API, y convertir las aplicaciones existentes.

Para “promocionar” el nuevo INL, pensé que sería interesante
desarrollar alguna aplicación más, aparte de la básicas que ya hice
(los clientes de ping, FTP, TFTP y telnet). Hice un cliente de SNTP,
que permite poner en hora el MSX remotamente, pero pensé: necesito
algo con más chicha.

Entonces recordé cómo otro usuario había modificado en el pasado mi
cliente de telnet, convirtiéndolo en un cliente de IRC. Pensé que
igual se podría hacer lo mismo con Twitter, que es algo que tiene
bastante gancho hoy en día. Y efectivamente, encontré una web que
explicaba cómo twitear desde telnet, era realmente sencillo.

Pero, ¡ay! Dicho ejemplo usaba la autenticación básica, y en cuanto
indagué un poco descubrí que desde julio de este mismo año Twitter
sólo aceptaría autenticación OAuth, que implica calcular hashes SHA1 y
redirigir al usuario a una web para completar la autenticación. Al
principio pensé: “demasiado lío”. Pero después pensé: “pues oyes, si
lo consigo, anda que no va a molar”. Y me puse a ello.

Msx

> – ¿Cual fue el mayor obstáculo a la hora de la implementación del cliente?

El mayor obstáculo para todos mis proyectos actuales es la falta de
tiempo. Trabajo hasta las siete y al volver a casa hay una señora
nipona y dos monstruitos mitad y mitad que requieren atención, y con
toda la razón del mundo. Así que tengo que buscarme la vida, usando un
emulador de MSX en el rato libre que tengo a la hora de comer, y
levantándome un poco más temprano para usar mi Turbo-R.

Ya en el plano técnico, las dos dificultades que he encontrado han
sido el tener que hashear (ahora que lo pienso, ¿existe esa palabra?)
en SHA1, para lo cual he buscado un módulo en C ya existente y lo he
adaptado; entendérmelas con el OAuth, aunque por suerte en oauth.net
hay un tutorial interactivo bastante detallado; y conseguir que el
tamaño total de la aplicación no se desmadre y no se necesiten más de
64K de memoria (en ese caso, ya hay que meterse con gestores de
memoria y la cosa se complica).

Msx
Autentificación OAuth vía MSX.

> – ¿Qué es lo más interesante que has aprendido durante la implementación del cliente? Así los demás nos ahorramos trabajo 😉

Pues he aprendido que si bien es cierto que los machos muy machos
programan directamente en su MSX y en lenguaje ensamblador, cuando la
vida real ataca y queda poco tiempo para frikismos no pasa nada por
ser un poquito menos macho y programar en C, usando un ensamblador
cruzado (en mi caso SDCC) y un emulador de MSX (aunque por supuesto,
las pruebas finales hay que hacerlas en el MSX “de carne y hueso”).
Dudo que esto ahorre trabajo a alguien que no esté también en la secta
del MSX, pero es lo que hay. 🙂

Este es el resultado final, twitteando directamente desde un MSX!

Msx

> – ¿Qué es lo que más de te gusta de Japón?

¿Hace falta decirlo? Ir a Akihabara en Tokyo o a Nihombashi en Osaka,
entrar en Sofmap o en Super Potato, y encontrar una estantería llena
de juegos de MSX y de modelos de MSX que encima yo no había visto
jamás. Y eso que de MSX hay poca cosa: de NES y SNES hay
tranquilamente el triple de material.

Aparte de eso, es una delicia poder planificar tu tiempo sabiendo que
tanto la gente como el transporte público son extraordinariamente
puntuales; la comida es deliciosa, sobre todo en la zona de Osaka, de
donde es mi señora; y qué decir del acceso a internet: por ejemplo mi
suegro, que está un poco anticuado, tiene una conexión de “sólo” 30
megas.

Msx

> – ¿Y lo que menos?

Pues por increíble que parezca, el incivismo de la gente; no me
refiero a no tirar basura en la calle (ya se sabe que las calles
japonesas son una patena) sino al trato humano con la gente que
necesita algo de ayuda. Y no es que lo diga un maldito extranjero como
yo, es que mi mujer opina lo mismo.

Nos ha pasado más de una vez estar en un tren abarrotado de gente, con
un bebé en brazos, y no levantarse nadie, absolutamente nadie para
cedernos el asiento (el teléfono móvil parece ser una excusa perfecta
para disimular en estos casos). De forma similar, los ascensores de
los centros comerciales están siempre llenos de lozanos jóvenes que
bien podrían usar las escaleras mecánicas, y ni se inmutan cuando te
ven cargado con un bebé y un cochecito de ídem.

También me sorprende que una sociedad tan avanzada en algunos aspectos
esté tan retrasada en otros. ¿Cómo es posible que esté mal visto vivir
en pareja sin matrimonio de por medio? ¿Por qué una mujer tiene que
renunciar a su vida laboral en cuanto se casa? ¿Por qué la pornografía
está censurada? (eh, que esto último lo sé porque me lo han dicho,
¿eh?) 😛

> – Una lección de vida que hayas aprendido de Japón y sus gentes

Pues no creo que esto sea lo que la gente espera que diga, pero a
colación de las dos preguntas anteriores, podría decir que he
aprendido que en todas partes cuecen habas. Quien dice “es que Japón
nos lleva años de ventaja” tiene razón sólo en parte: el caso
contrario también se da, en algunos aspectos llevamos años de ventaja
a los japoneses. Todos los países/culturas tienen algo que aprender de
los demás.

Después de haber dicho todo esto puede parecer que no me gusta Japón,
pero nada más lejos de la realidad: es un país que me encanta, voy una
vez al año y espero poder seguir así mucho tiempo.

Msx

> – ¿Tienes en mente algún otro proyecto friki?

Huy, y tanto, otra cosa es de dónde sacaré el tiempo para ellos. A
corto plazo, estoy trabajando en la BIOS de la tarjeta DenYoNet que he
mencionado antes; y quiero ampliar el MSX trivial tweeter para poder
escribir en japonés (los MSX japoneses usar el juego de carácteres
shift-jis y Twitter sólo acepta UTF8; convertir de uno a otro no es
algo trivial) y quizá también para mostrar el timeline del usuario
(que es algo que ya me han pedido; es que les das la mano y piden el
brazo). 🙂

A más largo plazo, me gustaría poder retomar algún día el proyecto de
la tarjeta USB para MSX. Hace cinco años un usuario hizo un prototipo
y me lo envió, hice el software controlador y conseguí que el sistema
operativo del MSX leyera y escribiera ficheros de un pendrive. Pero el
proyecto no pasó de eso, un prototipo, y claro, si nadie se decide a
desarrollar algo similar hoy en día pues no hay software que valga.

> Muchos abrazos,

Veo tus abrazos y los doblo.

Podéis seguir las aventuras de Konamiman en:

konamiman.blogspot.com


Entrevista a Andrés – Shogun’s Fate

Andrés es un joven emprendedor español que lleva años trabajando para sacar adelante su juego online ambientado en el Japón medieval Shogun’s Fate y fundador de la empresa de desarrollo de videojuegos HiddenStation.  Andrés se puso en contacto conmigo para contarme que Shogun’s Fate utiliza parte de mi código para generar los mapas del juego. Pero eso no es lo que me interesó, lo que me llamó la atención fue lo mucho que habían conseguido unos amigos con tan pocos recursos así que decidí entrevistar a Andrés a ver si nos cuenta algunos de sus secretos.


El trailer del juego Shogun’s Fate.

-Tu vida en en 5 frases
Me llamo Andrés, tengo 25 años y vivo en Zaragoza. Siempre me apasionaron los videojuegos, al principio los devoraba pero con el tiempo aprendí a hacerlos y supongo que no he podido parar. Entré en ingeniería informática y en 2º de carrera comenzó a apasionarme la cultura japonesa, un buen amigo me recomendó tu blog y me propuse como objetivo el vulcanus. Al final me centré en el desarrollo del juego y fue mi compañero el que hizo la vulcanus 😛 Aunque pude ir unos días a verle, me quedé aquí y fundé HiddenStation, gané Generación XXI en Aragón Televisión un programa de emprendedores (Chapurreando japonés y practicando Aikido). En noviembre fuimos al Salón del Manga de Barcelona para hacer la presentación oficial de Shogun´s Fate y seguimos mejorándolo día a día..

-¿Cómo surgió la idea de Shogun’s Fate?
En 3º de carrera hice unas prácticas para una empresa de desarrollo web, aprendí mucho sobre la web, pero el mundo de las facturas no me apasionó mucho. Sin embargo, después de ellas quise seguir aprendiendo y que mejor forma de hacerlo que aplicarlo a los juegos. Dos de los socios practicábamos Aikido en la universidad, estaba aprendiendo japonés y nos pareció genial la idea. Supongo que Shogun´s Fate tiene también mucho de L5r y Shogun Total War 😛

-¿Cuanto tiempo lleváis trabajando en Shogun’s Fate y cuántos sois?
Somos 2 socios, Alberto Gonzalez es el diseñador, todo lo que se ve en el juego ha pasado por sus manos. Empezamos a trabajar en Shogun´s Fate hace 5 años, pero no llegó a ser de una forma profesional hasta hace 2 años. Durante este tiempo mucha gente nos ha ayudado y hemos estado trabajando de una forma u otra hasta 5 personas en algunas ocasiones.

-¿Qué fue lo más difícil y que está siendo ahora mismo lo más complicado?
Desarrollamos una arquitectura específica para desarrollo de juegos web, eso tiene sus ventajas nos permite hacer cosas increíbles en muy poco tiempo, pero técnicamente nos has dado mucho mal hasta que la pulimos del todo. Me parece que cualquier desarrollador web que vea Shogun´s Fate se imaginará lo duro que ha sido hacerlo funcionar bien en cada nuevo versión de Explorer.

Actualmente compaginar el aspecto técnico y el aspecto empresarial es quizás lo más difícil. Al final, he terminado de nuevo en las facturas 😛
Hacer cuadrar los números, buscar financiación, supongo que todo eso es lo que más nos preocupa ahora mientras das soporte a más de 2000 jugadores.

Juego
Aspecto del juego en plena acción.

-¿Qué has aprendido sobre Japón durante el desarrollo del juego? ¿Alguna anécdota curiosa japonesa que te llamara mucho la atención?

La verdad es que muchísimo, sigo tu blog desde que empezaste, lo leo con detalle y me encanta 😛
Sobretodo destacaría el Aikido, que es quizás lo que más me apasionó desde el principio. Mi socio lo practicaba en la universidad y me enganché.

Cuando fuimos a Japón visitamos Takayama y ahí un pequeño templo que había sido reconvertido a hostal. Un venerable anciano nos abrió la puerta y nos acompañó a las “habitaciones” donde antiguamente hubieron habitado los monjes ahí. Se respiraba paz y tradición en aquel lugar, salvo que al venerable monje le apasionaba la tecnología y había cachivaches de todos los tipos y entre ellos una televisión de más de 50 pulgadas y WC de última generación. xD

-Véndenos Shogun’s Fate! Porqué deberíamos jugar.
Shogun´s Fate es gratis y no nos costará nada empezar a jugar ya que tampoco requiere descarga, sólo requiere conexión a internet y 5 – 10 minutos al día.

Es un juego de estrategia inspirado en la mitología y tradiciones del Japón Feudal. En cada una de las partidas (aunque hay diferentes tipos) el objetivo es llegar a ser Shogun. Cada partida es finita, podemos jugar una, probar un estilo de juego, descansar y retomarlo al tiempo o preparar la siguiente partida con los compañeros para alcanzar el Shogunato.

Hay 6 facciones diferentes, 45 unidades militares, más de 60 acciones políticas, ninjutsu, artesanía, sumos, samurai que puedes entrenar y nombrarlos ministros o generales y mucho más! Cada una de las facciones está vinculada a uno o varios estilos de juego, militar, político, recursos/comercio, honorable, corrupto, mágico, ninja… hay muchos para elegir.

Shogun´s Fate está vivo y día a día va mejorando de tal manera que si un jugador hace una buena sugerencia, o pide un tipo de partida nuevo puede encontrársela hecha al poco tiempo.

Juego

-Si tuvieras que resumir en una frase lo más importante que has aprendido con Shogun’s Fate que nos dirías?
¡Trabaja duro por aquello que crees y te apasiona!

-Cuéntanos algo más sobre el algoritmo de Delaunay Voronoi para la creación de mapas 😉
Cuando empecé había muchos juegos en los que sus mapas no eran más que cuadrículas o coordenadas, quería mejorar eso de alguna forma y buscaba la manera de trasladar un tablero de Risk o el propio mapa de Shogun Total War a un navegador con un número de jugadores dinámico.

Por aquel entonces vi en tu blog el algoritmo y me pareció que podía utilizarlo de una forma “artística” para generar los perímetros de las provincias. Le añadí perspectiva, texturas, unas cuantas provincias e islas y voilá.

Lo explicaste con detalle y me fue muy útil, tanto es así que tu post sale en un anexo de mi proyecto fin de carrera. ¡Gracias!

Juego

-¿Nos puedes adelantar alguna novedad que será añadida en el futuro cercano al juego?
Sacaremos la versión en inglés pronto y tengo detrás de la oreja un par de tipos de partida nuevos que tengo ganas de jugar. Hace poco hicimos un tipo de partida Battle Royale de supervivencia que queremos repetir en muy pocas semanas, (Me eliminaron cuando estaba buscando financiación en Madrid, que traición :P).

-¿Te vienes a Japón a probar yabusame 😉 ?
Tengo muchísimas ganas de volver, aunque creo que me quedo con el Aikido 😛 Te aviso cuando vaya y tomamos algo.