Category Archives: Kyoto

Prohibido tocar las geishas

El sábado estuve paseando por Kioto y me topé con esta señal que indica visualmente varias prohibiciones curiosas: no tocar geishas/maikos, no apoyarse en barandillas, no comer, no fumar, no tirar basura y por supuesto no usar selfie-sticks.

geishas

Pero como nadie prohíbe sacar fotos, saqué la cámara y capturé este par de momentos que en ningún otro lugar del mundo habría podido conseguir.

geisha1

geisha2

Anotaciones relacionadas:


Arashiyama Sagano

Son muchas las veces que estuve en Kioto paseándome por sus avenidas, callejones y templos, pero por alguna extraña razón hasta hace dos semanas nunca había visitado la zona de Arashiyama y Sagano. Fue un paseo espléndido, incluso bajo de la lluvia del tifón que se paseaba por los cielos de Japón ese día.

Cruzamos un bosque de bambú escuchando al viento abrirse paso entre miles de cañas de varias decenas de metros, tomamos el té en la casa del que fue un gran actor de cine japonés a principios del siglo pasado, nos perdimos por escaleras de templos que cada vez se encaramaban más en las ladera de la montaña, nos refugiamos en una tienda de souvenirs cuando empezó a llover con fuerza y cruzamos el templo de Tenryu-ji donde lo más bello son el jardín y el estanque que se esconden tras el honden (Edificio principal).

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Arashiyama Sagano

Bamboo forest

Subiendo escaleras

Arashiyama Sagano
Matcha y un dulce para recuperar fuerzas a mitad del día.

La mejor forma de llegar a la zona es con la línea Sagano de JR desde la estación de Kioto hasta la estación Saga Arashiyama, se llega en 15 minutos.


Ryoan-ji – 龍安寺

El templo Zen Ryoan-ji es un templo de Kyoto famoso por la belleza de su jardín seco que dicen que produce tranquilidad y paz en aquellos que lo contemplan.

221949497_634f110d9a

En total hay 15 piedras dispuestas 3 grandes grupos de forma que solo se pueden ver todas las piedras desde un punto. El conjunto hace que los ojos se fijen primero en el grupo de más a la izquierda y vaya fluyendo poco a poco a las piedras más bajas del centro terminando en el conjunto más voluminoso de la derecha del todo. Para poder ver todas las piedras a la vez tenéis que colocaros a la derecha del todo.

221947643_bf1d147931
Estoy justo en punto desde el cual se pueden divisar las 15 piedras.

El gran misterio de este pequeño jardín es que nadie conoce su significado, ni la razón por la que evoca tal tranquilidad y paz al visitante. Se desconoce quien lo diseñó, y tampoco se sabé cual era su intención o que procedimiento siguió. Entre las interpretaciones tradicionales hay una que dice que las piedras forma la figura de un tigre cruzando un río, otras dicen que son montañas chinas que sobresalen en un mar de nubes etc. Pero resulta que todas estas interpretaciones van por mal camino, el Zen pone énfasis en el vacío, en la nada.

“-¿Qué es lo que hace tan especial el jardín de Ryoanji?
-Los espacios entre las rocas” – Alan Booth

En el 2002, unos científicos de la Universidad de Kyoto utilizaron ordenadores para buscar formas usando la disposición de las zonas vacías del jardín en vez de la disposición de las piedras. El resultado es que encontraron el patrón de un árbol escondido dentro de la estructura del jardín. Dicen que por eso es tan placentero presenciar el jardín, nuestro subconsiciente capta el patrón del árbol sin que lo notemos.

El mismo equipo de investigación probó moviendo algunas piedras de forma aleatoria y vieron que enseguida se perdía la armonía de la configuración inicial. Por ello creen que la construcción del jardín está muy bien pensada y no es un acto de la casualidad.

Los investigadores de la Universidad de Kyoto aplicaron el algoritmo de Voronoi, que busca los puntos más lejanos a todas las piedras. Es decir, el algoritmo busca las zonas “más vacías” y las marca con líneas. Al unir todas estas líneas obtenidas por el algoritmo, apareció la forma de un árbol cuyas ramas convergían justo en el centro del punto donde se supone que los monjes tienen que practicar la meditación.

En la siguiente imagen las líneas negras son las obtenidas por el algoritmo. El rectángulo azul marca el jardín seco. El rectángulo rojo marca la zona central del templo. El punto rojo es donde convergen todas las ramas que se generan en los vacíos del jardín, y donde se supone que obtenemos la visión más bella. El punto verde es desde donde puedes ver las 15 piedras.

222775233_7cea3e95eb
Gráfico extraído y modificado de aquí.

Parece ser que las matemáticas nos dan alguna de las claves de la belleza del jardín. Lo interesante es que el monje que diseñó la posición de las piedras hace más de 500 años no tenía ordenadores, probablemente no sabía mucho de matemáticas y por supuesto no conocía el algoritmo de Voronoi. Pero llegó a la conclusión de que aquella era la disposición ideal. Los científicos conjeturan que a través de la meditanción Zen la mente puede llegar a encontrar patrones en el subconsciente y llevarlos a la zona consciente que de otra forma no se podrían descubrir.

221948564_e7f4788578
Foto a alta resolución

No había artículo sobre en la wikipedia española así que he creado el artículo con todo lo escrito aquí y algunas cosillas más.


Fotos de un geisha

La primera vez que estuve en Kyoto apenas pude tomar un par de fotos desde lejos de un par de geishas. La semana pasada tuvimos suerte y encontramos una Geisha bastánte simpática que se dejaba hacer fotos. Apenas quedan unos miles de Geishas en Japón, y la mayoría se concentran en un par de barrios de Kyoto, ¡una “especie” en extinción!.

Cactus
Alberto con la Geisha

Cactus
Detalle del maquillaje del cuello

Cactus


Viaje a Kansai – Día 5 segunda parte – Kyoto

Poco a poco nos fuimos adentrando en las montañas explorando los diversos templos, cementerios y jardines. De camino encontramos una casa de estilo tradicional abierta al público con un pequeño jardín. No había nadie, así que nos apoderamos de la casa y reposamos sobre el tatami respirando la tranquilidad de las montañas.

Kyoto
Aitor saliendo al jardín.

Kyoto
Aitor y Kike meditando.

Kyoto
Foto de grupo dentro de la casa.

Al final de la caminata llegamos a un cementerio en pleno bosque. Desde los claros del bosque se podía divisar toda la ciudad de Kyoto, pero lo más curioso era ver el estilo de las tumbas.

Kyoto

Kyoto
Aitor a la entrada de un templo.

Bajamos otra vez hacia la civilización y encontramos un pequeño restaurante donde estuvimos comiendo Tempura.

Kyoto
De izquierda a derecha: Javi, yo, Aitor y Magdalena

Con las energías repuestas continuamos explorando la zona este de Kyoto. Comenzamos a entrar en pequeñas calles con casas construidas en madera donde te sientes en cierta manera transladado varios siglos atrás cuando los samurais vagaban por los mismos lugares.

Kyoto

Kyoto

Al fin llegamos a la entrada del templo Kiyomizu-dera, uno de los templos más famosos de Japón. Se trata de un templo budista construido en madera en una ladera bastante empinada de la montaña. Kiyomizu, significa “agua pura”, en las cercanías del templo hay varias fuentes que recogen agua de la montaña. Según dicen si te “purificas” con este agua vivirás más años, tendrás más salud y sacarás mejores notas en la escuela .

Kyoto

Kyoto

Kyoto
De izquierda a derecha: Javi, Aitor, Magdalena y Guayo purificandose.

Kyoto
Foto desde dentro del templo.

Otra de las leyendas dice que si te tiras por la barandilla del templo al bosque y sobrevives al salto un deseo se cumplirá. Esta práctica ha sido prohibida en la actualidad pero según wikipedia, en el periodo Edo se registraron 234 saltos y el 85.4% sobrevivieron. El salto es de poco más de 10 metros.

Kyoto
Asomándose a la barandilla desde la que antiguamente saltaban.

Kyoto
Panorámica del templo. Podéis observar en primer plano la famosa barandilla.

Kyoto
Foto de todo el grupo en el templo.

Terminamos la tarde tomando un en la misma zona del templo.

Kyoto