Meiji Jingu, 明治神宮

Visité el templo Meiji Jingu por primera vez mi tercer día en Japón, hace ya casi ocho años. Ese día nunca imaginé que terminaría viviendo cinco años a un minuto caminando de Meiji Jingu y que se convertiría en uno de mis lugares favoritos en Tokio. Cada vez que me paseo por sus bosques y jardines me olvido de que estoy en pleno centro de una de las ciudades más grandes del mundo.

Esta foto de farolillos chouchin en la entrada de Meiji Jingu es la portada de mi libro Momentos.

El santuario de Meiji Jingu fue construído para deificar al Emperador Meiji y la Emperatriz Shoken. Murieron en el año 1912 y 1914 respectivamente, el templo se terminó de construir en 1920.

El templo principal

Casi todos los edificios de Meiji Jingu se quemaron al ser bombardeados por las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial. El honden (本殿, edificio principal) fue reconstruido en 1958 gracias a donaciones públicas y privadas.

Fue construido siguiendo el estilo arquitectónico nagarezukuri, uno de los métodos más modernos de construcción de templos sintoístas. Los materiales característicos del nagarezukuri son el ciprés japonés y placas de cobre para los techos.

La entrada principal está junto a la estación de Harajuku. La puerta torii de la entrada es la más grande de de su categoría: estilo myojin y madera de ciprés. ¡Tiene 12 metros de altura!

Dentro del templo uno de los mayores atractivos es la zona de tabletas ema en las que los visitantes cuelgan sus deseos alrededor de un árbol sagrado rodeado por una cuerda shimenawa.

Este monje, que me encontré este invierno cuando visité el templo antes de ir a trabajar, me enseñó por dentro el edificio donde se reúnen los trabajadores de Meiji Jingu. Me contó que tienen mucho trabajo porque a veces tienen que trabajar directamente bajo las órdenes del gobierno e incluso el actual Emperador Heisei.

Aparte de eventos oficiales y festivales también se encargan de organizar bodas, ceremonias para bendecir la prosperidad de empresas o incluso tienen un servicio con el que puedes llevar el coche y que te lo purifiquen los dioses de Meiji Jingu. Este último ritual dicen que ayuda a la seguridad en la carretera de los conductores y pasajeros del vehículo.


Celebrando una boda en Meiji Jingu.


Crisantemo, el símbolo del Emperador en la entrada de Meiji Jingu.

Lo que más me gusta de Meiji Jingu es la cantidad de jardines y zona verde que tiene a su alrededor. Parece que está integrado en el bosque, parece como si el templo se hubiera adaptado a la naturaleza de su alrededor.

La fuente de Kiyomasa y los jardines interiores

El emplazamiento del santuario, fue elegido porque a los emperadores les gustaba ir a pasear y pescar por esa zona. En concreto cerca de la fuente de Kiyomasa, donde se respira quietud y frescor en pleno centro de la ciudad. La zona favorita de la emperatriz era pequeña laguna abastecida por el agua de la fuente. De hecho, la plataforma sobre la laguna la construyeron especialmente para el disfrute de la Emperatriz Shoken. También le construyeron una casa para tomar el té con vistas al lago.

La casa de te Kakuntei, construida en 1900 por el Emperador Meiji, fue el añadido más importante que hizo el Emperador Meiji a los jardines en vida.

Kiyomasa Kato fue un samurái que vivió a principios de la era Edo, su familia era la propietaria de todo el terreno en el que hoy en día se encuentra el parque de Yoyogi y Meiji Jingu. Cuenta la leyenda que fue Kiyomasa Kato el que detectó una zona en la que surgía agua de forma natural y cavó el pozo que ahora lleva su nombre.


El pozo-fuente que cavó Kiyomasa Kato.

La fuente, que está al final de un paseo de diez minutos desde la entrada de de los jardines interiores (Inner Garden, 御苑), está considerada como un “power spot” パワースポット porque dicen que está alineada con no se qué líneas de energía del Monte Fuji. También dicen que si le haces una foto al pozo de Kiyomasa y te la pones de wallpaper en el teléfono móvil te traerá buena fortuna. Si visitas el pozo, puedes meter las manos en el agua, pero no te las puedes lavar o frotar. Tampoco se puede beber.

Después de Kiyomasa, los terrenos pasaron a ser propiedad de la familia Ii, la cual tuvo mucho poder al ser aliados de los Tokugawa durante la era Edo. Les fue muy bien hasta que el sogunato de los Tokugawa cayó durante la restauración Meiji, varios de los miembros de la familia Ii fueron asesinados y todo el terreno donde esta ahora el parque de Yoyogi y Meiji Jingu pasó a ser propiedad del Estado Imperial. En la actualidad, la mitad del territorio eslo que conocemos como parque de Yoyogi y la otra mitad el santuario de Meiji Jingu.


Esta zona florece con iris en Junio.

La entrada a la zona esta de los jardines interiores está marcada con el número cinco en este mapa y se puede visitar pagando 500 yenes desde la nueve de la mañana hasta las tres y media de la tarde.

La zona del museo del tesoro

En museo del tesoro al norte del templo es aburrido, no vale la pena visitarlo. Lo más interesante que tienen en el museo es un carruaje que utilizaron el Emperador Meiji y la Emperatriz Shoken el día en el que se aprobó la constitución del Imperio de Japón.


El museo del tesoro está en la zona norte del recinto del santuario.

Lo chulo de la zona norte no es el museo del tesoro, lo mejor es pasearse por la zona verde que lo rodea. Cuando nieva se pone precioso.

Si queréis asistir a algún matsuri-festival que se celebre en Meiji Jingu en la web oficial en inglés suelen tener calendarios actualizados de los eventos por meses.

Para terminar os dejo con un video que grabé este fin de semana. Utilicé una Fujifilm X100 y un estabilizador MidX (Que como podéis ver todavía no se utilizar porque me sale el video movido 🙂 ) para grabarlo, la música es de Ryuichi Sakamoto, lo edité con iMovie.

Otras anotaciones sobre Meiji Jingu:


10 thoughts on “Meiji Jingu, 明治神宮”

  1. Hace un tiempo que me paso por el blog y la verdad que tengo que felicitarte por las Cosas interesantes que mostras. Slds

  2. Muy buen post, si señor. Muy trabajado. Mis felicitaciones. Cuando estuve por aquellos lares concidí con una ceremonia en la que se tocaban unos tambores enormes. Con mucho uno de los mejores sitios para visitar.
    Un saludo

  3. Yo lo he visitado en primavera y otoño, así que gracias por ver cómo es el resto del año.

    Curiosamente también lo visité el tercer día que estuve en Japón.

  4. Estuve en Tokyo en semana santa de 2010. Visite Meiji Jingu el penúltimo dia y fue revelador. Mi rincón favorito de todo lo que visite en esa enorme ciudad. El bosque, las torii de madera (sin el típico lacado rojo), el templo del color de los troncos de los arboles… Y pude ver dos bodas que me encantaron! Es lo que recuerdo con mas cariño de Tokyo, lo que mas tocó mi alma y lo que disfruté más en vivo.

Comments are closed.