Nokogiriyama – 鋸山

El sábado nos juntamos un grupo de “aventureros” para ir a ver la estatua de Buda más grande de Japón. Partimos en tren a las siete de la mañana desde la estación de Shinagawa de camino a Kurihama.

Nokogiriyama
En el tren de camino a Kurihama.

Nokogiriyama - B&w period

Desde la estación de Kurihama caminamos hasta el el puerto y sobre las 9 y media de la mañana subimos a bordo del barco “Kanaya Maru” que nos llevó al otro lado de la bahía en media hora.

Nokogiriyama
Alejándonos de la costa de Yokohama de camino a la costa de Chiba.

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama - B&w period
Uno de los mástiles del Kanaya Maru.

Nokogiriyama - B&w period
A esas horas de la mañana la bahía estaba llena de barcos.

Nokogiriyama - B&w period
Foto de grupo en una de las salas cubiertas del Kanaya Maru.

Cerca de las 10 de la mañana llegamos al puerto de una aldea llamada Kanaya (金谷: El valle del dinero). El instinto nos llevó a un restaurante chino situado a dos minutos del puerto donde recargamos energías. Con la barriga llena emprendimos rumbo hacía la montaña Nokogiriyama. Caminamos por el arcén de una carretera al borde del mar. Las casas de Kanaya se acumulan en el poco espacio que queda entre el mar y los bosques de Nokogiriyama.

Nokogiriyama - B&w period

Es una zona poco turística y mal señalizada. Pasamos un buen rato paseando intentando encontrar el comienzo del sendero que nos llevaría a la cima.

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

La subida fue bastante fácil, con los senderos muy bien marcados e incluso escaleras en algunas zonas.

Nokogiriyama - Hasselblad period

Nokogiriyama

山登り、hiking

Atravesamos bosques hasta que nos encontramos frente con unas misteriosas paredes piedra.

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama
Fotaco que nos hizo Ikusuki desde un acantilado. Esos píxeles de abajo, de colores que no hacen conjunto con el paisaje, somos nosotros.

Las paredes medio artificiales y a la vez medio naturales, el bosque de árboles enormes, la lluvia ligera que caía y algunas pruebas de actividad humana nos hicieron recordar la serie LOST.

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Resulta que fue una cantera durante la era Edo (Hasta hace unos 150 años), de ahí la forma misteriosa de los acantilados. Intentamos avanzar un poco más pero llegamos a una zona sin salida, estábamos rodeados de paredes de piedra y bosque. Ni siquiera recurriendo a las lianas podíamos avanzar hacia la cima de Nokogoriyama.

Nokogiriyama

Volvimos por el mismo camino hasta la última bifurcación por la que habíamos pasado. Nos adentramos por otro sendero que nos permitió cruzar por una grieta angosta al otro lado de las paredes. Cruzando esa grieta nos encontramos con una imagen de Buda grabada en una de las paredes.

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Nokogiriyama - B&w period

Nokogiriyama

Nokogiriyama

Después de reposar unos minutos delante del Buda seguimos hasta la cima, que estaba a tan solo cinco minutos.

Nokogiriyama
Este acantilado se llama Jigoku-nozoki (Mirada al infierno) y está a 380 metros sobre el nivel del mar.

Nokogiriyama

Nokogiriyama - B&w period

Nokogiriyama

Si hace buen día se puede ver el Monte Fuji al horizonte, en nuestro caso estaba nublado. Aun así, nos entretuvimos con las vistas preciosas a la bahía de Tokio y a los bosques que acabábamos de cruzar.

Solo nos faltaba adentrarnos en el templo Nihonji, que está al otro lado de la montaña, donde se encuentra el Buda más grande de Japón. ¡No!, el más grande no es el de Todai-ji, ni el de Kamakura, es este del templo Nihonji dentro de la montaña Nokogiri-yama. Es una representación de Yakushi Nyorai y mide 31 metros de altura, más del doble que el de Todai-ji en Nara.

Nokogiriyama - Hasselblad period
Pudimos disfrutar de la visita sin apenas turistas.

Según el panfleto que nos dieron, fue construida en 1783, después de tres años de trabajo de 28 monjes budistas. La estatua del Buda representa “El universo encerrado dentro de un mundo de la flor de loto” y fue construida como un símbolo de paz y tranquilidad mundial. No se si fue el cansancio o la paz y tranquilidad que nos transmitió el Buda, el caso es que la mayoría del grupo nos echamos una pequeña siesta frente a su mirada.

Nokogiriyama

Nokogiriyama - Hasselblad period

Nokogiriyama - Hasselblad period

Recuperamos fuerzas y de vuelta a casa. Volvimos por otra ruta que nos permitió ver algunas de las 1500 estatuas “Tokai Arhats” (Discípulos de Buda) que hay en recovecos de los acantilados, cada una de las 1500 estatuas tiene una cara única y aunque dan un poco de miedo se supone que representan “el espíritu de la eterna benevolencia”. Fueron esculpidas por los mismos 28 monjes que se encargaron de crear la gran estatua del Buda.

Nokogiriyama - Hasselblad period

Nokogiriyama - Hasselblad period

Nokogiriyama - Hasselblad period

Nokogiriyama - Hasselblad period

Un lugar precioso, un día inolvidable. ¡No se como no supimos de este lugar antes estando tan cerca de Tokio! Fue CaDs el que sugirió la visita, se enteró de su existencia a través del uso de la librería parser Nokogiri para Ruby. Tengo la sensación de que no será la última vez que suba a Nokogiriyama.


61 thoughts on “Nokogiriyama – 鋸山”

  1. Increibles las fotos, parecen sacadas de una peli de Miyazaki!! sin duda visita obligatoria la siguiente vez que vuelva a Japon!!Gracias!!

  2. hay que ir preparado para las escaleritas y las subidas..desde muchas partes se puede ver el mar…y hay caminos con hartas raices, vale la pena regresar…me imagino que en 秋 debe ser muy bello..

    saludos excelente, tu blog!! 

    aah…esta vez me parece que casi no he visto extranjeros??!! te parece?!

  3. Me encanta el tratamiento que tiene la luz en las fotos, le da un aire muy melancolico, que contrasta con la alegria de los que salen en ellas.

  4. eey estaba pensando que algo que aun me sorprende mucho cuando veo son los coches funebres budistas…no se mucho sobre eso? creo que es algo que solo Japon tiene..

  5. Interesantísima excursión!!!…me la apunto para una próxima visita.
    El buda de la pared me recuerda al buda gigante de china.
    Podria haberse visto alguna imagen de la bahia de Tokyo desde la cima!!

  6. Impresionante!!! sin duda, un lugar que debo visitar. Por ahora me tengo que conformar con vivir en Londres y visitar las pocas pagodas que hay, para ver algo parecido a eso! hjahajjaa.
    me encanta

  7. El de Todai-ji en Nara es el más grande bajo techo, según decía la Lonely Planets, jejejeje. Estuvimos viéndolo justo antes del terremoto y nos encantó (a mi mujer y a mí), así como el resto de Nara, pero éste tiene el encanto especial de estar en mitad de la naturaleza. Precias fotos, Héctor.

  8. Una crónica fantástica, con todo tipo de fotos y de muy diversos estilos y formatos. Me ha encantado la de los bordes negros, le da un toque peliculero…

    Me gusta la foto en que os véis rollor Reservoir Dogs 😛

    Gracias por llevarnos en tu mochila Héctor!

  9. ¿Alguien sabe por qué le ponen a esas figuras el gorro y el babero rojo? Vi montones de ellas con gorro y babero rojo en los templos cuando estuve en Japón.

    Por cierto, mañana es Tanabata. Os deseo un feliz Tanabata a todos.

  10. La verdad es que el viaje mola bastante, y no conocia la existencia de ese budha esculpido en la cantera, las fotos la hostia, mucho arte tienes

  11. Tanto las fotos como el lugar son preciosos, debe ser una buena excursión tanto para hacer solo como en compañia ^^

  12. a parte de lo increible de tu excursion y las preciosas fotos, debo resaltar el hecho de que “kanaya” signifique “el valle del dinero”… muy curioso…

  13. Hector:
    el link a la libreria del parser “Nokogiri” quedo mal parseado (que ironico no?)

    Por lo demas, excelentes fotos, es como viajar a algunos de los paisajes del estudio Ghibli

  14. Impresionantes los acantilados, los paisajes, y las fotos…me ha encantado este post. salu2

  15. Siempre vuelvo y vuelvo a su página, porque me hace sentir que por fín he conseguido llegar a Japón y vivirlo. Luego vuelvo a la realidad y sigo soñando con que un día suceda. (52 años) soy consciente de ser muy niña y ya atraerme Japón, por ser televidente empedernida y también lectora siempre me llegaba algo o buscaba literatura japonesa, que al final conseguí cuando por emigración de mis padres a Alemania, pude adquirir libros de Japón. Los había en Madrid, pero cualquiera compraba un libro sobre Japón, en vez de Calderón de la Barca (u otro) que era lo que te habían obligado a leer en el curso…

    Total, que ya le hablaré otro día de mi sueño japonés, pero hoy quiero descubrirme ante tanta modestia. Siempre he pensado, dicho y comprobado que los técnicos, los buenos, tienen un algo que les hace ver la vida en su extenso esplendor. Seguro que es porque ven la contrapartida a tanta teconología… No lo sé, pero ENHORABUENA, porque ha logrado algo que poca gente en este mundo logra, y es después de haber conseguido tanto, que siga manteniendo amigos y una sonrisa sincera en su cara de satisfacción y alegríay además tan joven.

    En fin, desde un lugar remoto de nuestra querida España me despido, pensando que algún día podré visitar Japón.

    Isabel

  16. Buenisima entrada, como se nota que has escrito un libro, me gusta cada vez mas tu blog. Disfruto mucho este tipo post.

  17. Me encantan las fotos, son preciosas y muy bien tomadas, se nota que eres fotógrafo jajaja. También me ha encantado como está relatada la entrada y vuestra aventura! puede que me pase por aquí el ´ñunico día libre que tengo en mis 2 semanas de vacaciones en Japón (pena que sea el año que viene jajaja)… (Porfin completé mis planes! 2 semanas en Japón!! bieen!!)

    ¡Salu2!

    http://delicias-boca.blogspot.com
    http://operacionjapon.blogspot.com

  18. Preciosas fotos!! son muy bonitas y la excursion mas todavia, muy bien relatada y al detalle 😀 por cierto los paisajes son una pasada ^-^ me encantan. Es muy bonito y gratificante lanzarse a la aventura y sobre todo con amigos :). Muy buen post Kirai!! Saludos!!!

  19. Fotos muy buenas. Esas paredes me recuerdan al manga “The Enigma of Amigara Fault” by Junji Ito

  20. Me extraña que en el barco o en el pueblo no os hicieran alguna KANAYADA (canallada) y os fastidiasen el día (je,je). Me extraña que después de mencionarnos el café MOCO y otras palabras inconvenientes se te pasase ésta por alto.

  21. Veo por ahí unas llaves en los prismáticos del barco ?? Está así puesto para que todo el mundo pueda mirar gratis por ellos ?

    Hay otra cosa que no me cuadra, viviendo en Japón, todo con tecnología punta y ¿nadie llevaba un GPS con la ruta?

  22. Precioso sitio y bonita camiseta de TEPCO!
    Tengo que visitarrrrr!

  23. Qué pasada de imágenes. Prometo que este sitio lo visitaré cuando vuelva a Japón.

    Un saludo y muchas gracias por compartirlo!

  24. El día que vaya a Japón no dudaré en hacer este tipo de escapadas y poder visitar los recovecos por los que se perdía L. Hearn en su momento al igual que lo haces tú muchas veces.

  25. Sí el Buda más grande es el Daibutsu de Ushiku. Siempre me extraña tanto que nadie lo conoze. Además es uno de las estatuas más grandes del mundo! Numero 2 o 3 me suena..

Comments are closed.